Las 'peleas' de Uribe con la Corte Suprema de Justicia vienen de tiempo atrás

Las 'peleas' de Uribe con la Corte Suprema de Justicia vienen de tiempo atrás

Julio 24, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Álvaro Uribe, expresidente de Colombia

Álvaro Uribe, expresidente de Colombia

Colprensa

Las peleas de Álvaro Uribe Vélez con la Corte Suprema de Justicia, CSJ, no se sabe exactamente cuando comenzaron, pero lo cierto es que se acentuaron en su segundo mandato presidencial, concretamente desde el año 2007.

El detonante de los enfrentamientos se dio por una sentencia de la Corte Suprema, de julio del 2007, donde negó la posibilidad de que a los exparamilitares se les aplicara el delito de sedición. Uribe acusó a la Corte de “enemiga de la paz”, y dijo que sus magistrados fallaron “de manera formalista e ideológica”.

A este hecho se le sumaría otros pleitos. El caso de alias ‘Tasmania’, quien inicialmente acusó al magistrado auxiliar Iván Velásquez de ofrecerle prebendas si enlodaba a Uribe con el paramilitarismo.

En 2008, vino la denuncia de Uribe por calumnia contra el expresidente del alto tribunal, Carlos Julio Valencia, quien dijo que el Presidente lo llamó molesto para preguntar por el caso de Mario Uribe, primo del Mandatario, e investigado por parapolítica.

Otra pelea fue por la condena a la excongresista Yidis Medina cuando Uribe dijo que la Corte se prestaba para el terrorismo, al compulsar copias a la Fiscalía para que investigara funcionarios de su gobierno.

Pero sin duda el mayor enfrentamiento se dio por las chuzadas del DAS a magistrados, hecho conocido en 2009, y que llevó a que el año pasado la Corte le pidiera a la Comisión de Acusaciones que investigara a Uribe. A partir de ahí las relaciones se deterioraron mucho más y hubo más enfrentamientos, entre ellos uno por vincular a Tomas, hijo de Uribe al escándalo de las notarías.

Lea también: "Renuncia de Uribe es para evadir investigación": Petro y otras reacciones políticas

El político más influyente en la política de las última décadas

Álvaro Uribe Vélez ha sido objeto tanto de amores como de odios, de ovaciones como de abucheos, pero en lo que no cabe mucha contradicción es que es uno de los hombres más influyentes de las últimas décadas en la política colombiana.

A lo largo de su andar en la arena política ha cosechado éxitos que pasarán a la historia.

Después de su primer periodo como Presidente de Colombia, estrenó la figura de la reelección con un apabullante éxito; luego llevó a Juan Manuel Santos a la Presidencia para que se convirtiera en su sucesor; fundó dos partidos políticos en menos de 10 años (La U y el Centro Democrático); su discurso logró calar en los ciudadanos para que votaran el No en el Plebiscito por la paz; fue el Senador más votado en las últimas elecciones legislativas, y jugó un papel determinante en la elección del actual Presidente electo Iván Duque. Y la lista de hazañas es más larga.

“Uribe es el político más poderoso y más estratégico de los últimos 40 años en Colombia”, afirma Carlos Arias, docente de la maestría en Comunicación Política de la Universidad Externado, “ha demostrado que no solamente se reinventa, sino que aprovecha las oportunidades para rehacer una fuerza política”, agrega.

Le puede interesar: La andanada de trinos de Uribe contra la Corte tras llamado a indagatoria

Por su parte, Héctor Alonso Moreno, docente de Ciencias Políticas en la Universidad del Valle, cree que “se tenga o no coincidencias con el estilo, el método y la filosofía política de Uribe, eso no es óbice para reconocer que es un hombre que recordará la historia”.

“Es un hombre que tiene grandes fortalezas personales, es carismático, mesiánico, de un gran carácter y las circunstancias políticas del país le favorecieron en la forma en cómo enfrentó el conflicto político armado”, añade.

Uno de los aspectos en los que radica la popularidad de Álvaro Uribe es por su postura de ‘mano firme’ para enfrentar a los adversarios, con su inscripción de la ‘seguridad democrática’.

“Estoy convencido de que por encima de los temas trascendentes para los colombianos, la seguridad es el tema más importante y eso fue capitalizado por un único presidente. Hoy la impronta de Álvaro Uribe Vélez es absolutamente reconocible en cualquier rincón del país o fuera del país”, asegura el docente Arias.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad