Estos son los obstáculos que tendrá que enfrentar la Consulta Anticorrupción

Estos son los obstáculos que tendrá que enfrentar la Consulta Anticorrupción

Junio 26, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Kelly Sánchez / Reportera de El País
Consulta Anticorrupción

De sacar los votos que se requieren para que sea aprobada, el Congreso tendrá un año para tramitar las leyes generadas en la consulta. Se puede votar por todas las siete propuestas o por algunas de ellas.

Colprensa

A dos meses de que se abran las urnas para la Consulta Anticorrupción, luego de que fuera avalada por el Senado de manera unánime con 84 votos a favor y 0 en contra, se empieza a cernir sobre esta iniciativa un manto de dudas que podría avizorar complicaciones.

Un sentimiento de regocijo invadía a los promotores de esta propuesta, liderada por la senadora Claudia López y la representante a la Cámara Angélica Lozano, del Partido Alianza Verde, después de que el pasado 5 de junio, incluso bancadas como las del Centro Democrático y Cambio Radical le dieran su aval, a pesar de las rivalidades políticas.

Sin embargo, el que la consulta haya sido votada favorablemente no significa un triunfo absoluto ni que todos los sectores se encuentren satisfechos. A este mecanismo popular le espera un camino que podría tener algunos obstáculos, entre ellos los ‘peros’ que empieza a expresar la oposición y el hastío de la ciudadanía.

Cansancio electoral

El primer reto para la consulta, que se realizará el 26 de agosto, será lograr el umbral en las urnas y para esto tendrá que luchar contra el cansancio y el hastío de muchos ciudadanos por la cantidad de votaciones que ha habido en el país durante los últimos meses.

El analista político Yann Basset asegura que la abstención será el principal desafío: “Para los mecanismos de participación ciudadana el verdadero problema no es tanto que gane la pregunta que se hace a los ciudadanos, sino que llegue al umbral, que en este caso son unos doce millones, bastante alto. Se enfrentan a un desafío bastante difícil de superar”.

Lea también: 'De la Calle hará campaña para apoyar la consulta anticorrupción'.

También Carlos Andrés Arias, docente de comunicación política en la Universidad Externado, reconcoce que la abstención, sea por inconformidad o por cansancio, será una realidad, pero se muestra optimista.

“Muy seguramente va a haber abstención porque no estamos votando por un perfil o una imagen pública y eso hace que a mucha gente le dé pereza salir a votar, pues o no entiende la consulta o se deja meter mentiras, pero, a pesar de eso, esto hace parte de una nueva forma de transformación política. Abstención sí habrá, pero sí va a pasar la consulta”, enfatiza.

El analista cree, también, que los ciudadanos son ahora menos pasivos, que han pasado de un ciberactivismo indignado en las redes a una participación política activa y que esta será “una oportunidad histórica para manifestarnos frente a algo de lo que siempre nos quejamos”.

Voces en contra

De otro lado, se han ido mostrando de a poco las posiciones de algunos políticos y ciudadanos que no apoyan la consulta. De hecho, se empieza a volver tendencia en Twitter #YoNoVotoLaConsultaAnticorrupcion.

Entre los principales argumentos para el rechazo a la convocatoria están: que saldría costosa; que la mayoría de las reformas que plantea ya las contempla la ley y que está politizada. Incluso, que sería una plataforma para las aspiraciones de Claudia López a la Alcaldía de Bogotá.

Alfredo Rangel, senador del Centro Democrático, considera “estériles” algunos asuntos de la consulta y que, por ejemplo, bajar el salario a los congresistas no tiene qué ver con corrupción y, por el contrario, podría inducir a aumentarla.

“Adicionalmente, habría que aplastar prácticamente la escala salarial de todo el sector público, donde el salario de los congresistas es el tope al cual están amarrados los sueldos de los altos magistrados, de los generales, etc., y hay unos temas en los que existen leyes que hacen absolutamente vana esa consulta”, agrega.

Rangel sostiene que, aunque su partido votó a favor de la iniciativa, él cree que se desperdiciará dinero en algo que no tendrá ningún efecto real contra la corrupción y que sobre el tema de la participación no se ha hablado en el Centro Democrático, por lo que todavía no hay una decisión formal.

Otros parlamentarios uribistas como Ernesto Macías y Paloma Valencia han mostrado también señales de inconformidad, al igual que líderes de opinión de derecha que han anunciado que iniciaran campaña, a través de las redes sociales, para que los colombianos se abstengan de participar en la consulta.

Sin embargo, dice el analista Carlos Andrés Arias que, a pesar de las disonancias que puedan presentarse en el articulado de la iniciativa, como “los argumentos sobre que es un gasto innecesario porque eso ya está reglamentado”, la consulta será exitosa porque es “la refrendación de un sentir popular” que ha hecho los trámites de una “democracia participativa y moderna”.

Lea también: 'Está listo el decreto para la convocatoria de la Consulta Anticorrupción'.

Entre tanto, en redes sociales han empezado a circular noticias falsas que ponen en entredicho el objetivo de esta propuesta, como la que asegura que a los promotores de la consulta se les pagará por cada voto que alcancen.

También se ha dicho que se les reducirá el salario a todos los servidores públicos y otros ya han tildado la iniciativa de ‘catrochavista’ y de ‘anticristiana’.

Ante estas expresiones, Claudia López pidió que “no envenenen una causa que es de todos y en beneficio de todos”.

Las siete propuestas

Bajar el salario a los congresistas y altos funcionarios.

Quitar los beneficios de cárcel especial a corruptos y prohibirles contratar con el Estado.

Contratación transparente con pliegos tipo en todo el país (hoy solo hay pliegos tipo en infraestructura).

Presupuestos públicos con participación ciudadana a través de audiencias públicas.

Congresistas deben rendir cuentas claras sobre su gestión, haciendo públicas sus gestiones, votaciones e iniciativas.

Hacer públicas las declaraciones de renta e ingresos injustificados de políticos y extinguir su dominio.

No más atornillados en el poder: máximo 3 periodos en corporaciones públicas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad