Esta es la pregunta Número 3 de la Consulta Anticorrupción

Esta es la pregunta Número 3 de la Consulta Anticorrupción

Agosto 20, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Aprobada la consulta anticorrupción en el Congreso 02

La Consulta Anticorrupción se votará el 26 de agosto.

Foto: Colprensa

El tercer punto de la Consulta Anticorrupción plantea la posibilidad de eliminar una de las herramientas más útiles para la ocurrencia de hechos ilícitos, como es poder otorgar contratos del Estado ‘a dedo’.

Aunque este tipo de corrupción se presenta con más frecuencia en el campo de infraestructura, es cierto que ocurre en todos los ámbitos de la contratación estatal.

Los pliegos tipo, según la abogada Isabel Aldana Salazar, son documentos estandarizados con determinadas condiciones, en los cuales quien contrata debe instituir unas obligaciones generales que los contratistas deben cumplir y acatar.

Lea también: 'Esta es la pregunta Número 2 de la Consulta Anticorrupción'.

En los proceso de contratación han imperado lo que algunos llaman ‘pliegos sastre’, elaborados a medida de los contratistas que resultan ser amigos de los encargados de ceder los convenios por parte del Estado, para después obtener su ‘tajada’.

Como consecuencia, aunque se abran procesos de licitación pública, se otorgan los contratos a conveniencia, lo que pone en desigualdad de condiciones a los otros oferentes.

Lea también: 'Esta es la pregunta 1 de la Consulta Anticorrupción'.

Esta propuesta busca la creación de pliegos tipo para evitar manipulación.

Esta es la pregunta:

"¿Aprueba usted establecer la obligación a todas las entidades públicas y territoriales de usar pliegos tipo, que reduzcan la manipulación de requisitos habilitantes y ponderables y la contratación a dedo con un número anormalmente bajo de proponentes, en todo tipo de contrato con recursos públicos?".

A favor

A través de esta propuesta se busca facilitar el control fiscal, la optimización de los procesos de selección, se garantiza el uso eficiente de los recursos públicos y se elimina el direccionamiento de los procesos de selección, en especial en las regiones.

*Esta pregunta también busca evitar los contratos ‘a dedo’ y con un solo proponente, pues esto implica falta de objetividad y competencia.

*Más del 80 % de los contratos estatales se contratan de forma directa o mediante licitaciones en las que participa un solo licitante, y equivalen aproximadamente a 70 billones de pesos anuales que se estarían entregando sin cumplir las reglas de la contratación pública.

*El pliego tipo fomentaría la competencia por meritocracia.

En contra

*El hecho de que los pliegos tipo ya existen en la Constitución es uno de los principales cuestionamientos a esta pregunta.

Sin embargo, los promotores de la Consulta Anticorrupción han dicho que es cierto que recientemente se aprobaron pliegos tipo (páragrafo del artúculo 4 de la Ley 1882 de 2018), pero solo para contratación de infraestructura. Así pues, lo que se pretende es obligar a usar estos pliegos en todas las entidades públicas y territoriales.

*Entre los argumentos que más se escuchan es que los corruptos siempre se las arreglarán para seguir entregando los contratos ‘a dedo’ y que esta norma solo se queda en el ámbito formal.

* No se pueden prever todas las modalidades de contratación, resta eficiencia a la acción estatal.

Los documentos tipo permiten a los interesados y proponentes en los procesos de contratación conocer las condiciones generales de los mismos de forma anticipada.

El documento de la Consulta Anticorrupción contiene siete preguntas, cada una de las cuales cuenta con las opciones 'Sí' o 'No'.

Entre los temas a consultar figuran la reducción del salario a los congresistas y funcionarios públicos que ganen más de 25 salarios mínimos legales vigentes y la posibilidad de que haya cárcel para quienes realicen actos corruptos, así como el prohibirles volver a contratar con el Estado.

Otras preguntas están relacionadas con si debería haber audiencias públicas para que los ciudadanos participen en la rendición de cuentas de los congresistas, si la contratación debe ser transparente en todo el país y si los legisladores deben responder sobre su asistencia, gestión y votación en el Senado y Cámara de Representantes.

Por último, se indagará a los colombianos si quienes sean elegidos por voto popular deberían hacer públicos sus ingresos y propiedades, y si el tiempo máximo para tener un cargo público debería ser de solo tres periodos.

Para la aprobación de la Consulta Anticorrupción se requiere la participación de al menos un tercio del total del censo electoral, que equivale a 12.075.756 ciudadanos.

Tarjetón Consulta Anticorrupción
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad