¿Debe el 50% del Congreso estar integrado por mujeres?, otra propuesta de la reforma política

¿Debe el 50% del Congreso estar integrado por mujeres?, otra propuesta de la reforma política

Octubre 04, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Kelly Sánchez / reportera de El País 
Congreso de la República

A partir de este periodo legislativo la composición del Congreso de la República cambió. La reforma política de 2016 definió que serán 108 senadores y representantes a la Cámara.

Colprensa

De 108 curules en el Senado de la República, solo 22 están siendo ocupadas por mujeres, y de las 172 en la Cámara de Representantes, 32 fueron obtenidas por ellas. 54 escaños entre 280. Cifras que demuestran que la participación de las mujeres sigue siendo menor en las diferentes esferas políticas.

Es por esto que uno de los puntos que contempla la reforma política que se discute en el Congreso busca ampliar la participación femenina, haciendo que en las directivas de los partidos y grupos significativos hayan por lo menos 50 % de ellas.

El proyecto de Acto Legislativo especifica: “Las mujeres enfrentan mayores barreras sociales e institucionales para el ejercicio de la participación política como consecuencia de profundas discriminaciones y desigualdades, así como de condiciones estructurales de exclusión y subordinación, lo que genera mayores retos para garantizar su derecho a la participación, enfrentar y transformar estas condiciones históricas implica desarrollar medidas afirmativas que garanticen la participación de las mujeres en los diferentes espacios de representación política y social”.

Esta iniciativa busca, además, que mínimo el 50 % de los candidatos que avalen las organizaciones políticas sean mujeres, y que sus listas inscritas respondan al principio de alternancia en cremallera, es decir, un hombre y después una mujer.

Angélica Rodríguez, investigadora del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad del Norte, cree que este tipo de medidas sí tienen un impacto significativo y deben entenderse como “acciones afirmativas” porque reconocen la desigualdad.

“Hay que tomar medidas, que sean temporales, pero que sirvan para paliar esa desigualdad y promover caminos para que las mujeres podamos participar efectivamente, y eso significa que se abran los espacios y tengamos una voz igual en la toma de decisiones y que sea en los diferentes cargos decisorios, porque cada vez participamos más, pero participamos en los niveles donde no se toman decisiones”, afirma.

Dice Rodríguez que aunque la propuesta no es la fórmula mágica que solucionará el problema, sí permite ampliar el camino para la participación femenina, la igualdad en diferentes instancias públicas y niveles “en una sociedad que estructuralmente nos genera una barrera porque el patriarcado pesa mucho todavía”.

La senadora por el Centro Democrático Paola Holguín apoya la iniciativa y cree que todas las leyes que se hagan para facilitar la equidad de género son importantes, sin embargo hacen falta más incentivos para la participación femenina.

Lea también: Aprobado en primer debate del Senado la eliminación del Consejo Nacional Electoral

“Más allá de dar cuotas de participación, es necesario lograr incentivar que más mujeres se animen y se preparen para participar de manera efectiva en política, porque muchas veces los partidos solo buscan cumplir el requisito ubicando mujeres, pero no con el ánimo de que sean electas y puedan ejercer esos cargos”, agregó.

Claudia Castellanos, senadora por Cambio Radical, recuerda también la decisión del presidente Iván Duque de nombrar un gabinete paritario, lo que junto con esta última propuesta en la reforma política determinan un “gran paso” para la equidad.

“Como senadora, como mujer y como luchadora para poderme abrir espacios en el campo político, digo que será un debate largo desde el punto de vista jurídico político. Ojalá que nuestros compañeros y los otros congresistas den el voto afirmativo para que esto sea una realidad”, indicó.

Por su parte, la representante a la Cámara por Alianza Verde, Catalina Ortiz, considera que esta medida genera más igualdad, pero añade que para que sea efectiva, debe verse materializado en listas cremalleras o de alternancia de hombre y mujer. De lo contrario, “nos dejan en los últimos puestos, creen que han hecho un cambio y al final no”.

“Esto no es un favor que nos hacen, es un derecho. Nosotras somos la mitad de la población, tenemos una manera diferente de ver el mundo, entonces cuando las mujeres no estamos participando de la política, la perspectiva nuestra se pierde al hacer las leyes, al asignar los presupuestos... las mujeres podemos ser la mitad, y si es a la fuerza, mientras que la sociedad se acostumbra a eso, pues que así sea; pero debe ser paridad con alternancia o cremallera, la paridad sola no sirve”.

Con esta postura está de acuerdo Angélica Bernal, autora del libro ‘Las mujeres y el poder político: una investidura incompleta’, pero agrega que aunque este proyecto en sí tiene un valor importante, para que sea efectivo se requiere de la combinación de varias medidas que también contemplan la reforma política.

“La más importante es la medida de las listas cerradas; si prospera, implica el no uso de la lista por voto preferente o listas abiertas que han sido criticadas por el hecho de que eran organizadas mediante la votación en las elecciones, pero para las mujeres ha implicado una gran exclusión, ya que aumenta la competencia, no solamente con otros partidos, sino con los propios integrantes de su organización política”, explicó.

Estas medidas juntas generarían un mayor impacto. Así también, cree la analista, será importante combinar la propuesta que busca que los partidos sean financiados por el Estado.

“Con el modelo actual de financiación mixta, las campañas políticas creaban una gran desigualdad entre hombres y mujeres, especialmente con mujeres que vienen de procesos comunitarios, movimientos cívicos que nunca alcanzaban a tener la capacidad adquisitiva para financiar una campaña con los costos actuales”, indicó Bernal.

La senadora Norma Hurtado, del partido de la U, advierte a su vez que la paridad que se busca en las reformas constitucionales son importantes, pero no garantizan la participación de las mujeres: “Son exclusivamente para la construcción de las listas de los diferentes partidos, pero no garantizan que las mujeres ganen las curules en las respectivas elecciones”.

La congresista añadió que para que hablemos de una equidad real entre hombres y mujeres, “debemos empoderarlas mujeres, brindarles garantías y herramientas suficientes para que puedan competir en plena igualdad, en un mundo político donde aún predomina el paternalismo y el machismo”.

Algunos reparos

Aunque esta es una de las propuestas de la reforma política que goza con mayor respaldo en el Congreso, hay algunos reparos a ella, como el de la senadora Angélica Lozano, de la Alianza Verde, quien afirma que esta inclusión debe ser real para que no se utilice a las mujeres como relleno en los partidos.

De otro lado, hay quienes dicen que no solo por el hecho de ser mujeres se deben abrir más espacios en las corporaciones públicas, sino que estos deben ser ganados por sus capacidades profesionales y conocimientos.

La docente Angélica Rodríguez dice que es importante que la ciudadanía crea más en las mujeres, pero que voten por ellas no por su género, sino por sus méritos.

Le puede interesar: Liberalismo no acompañará la reforma a la tutela que propone el Gobierno

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad