Congresistas no encontraron a líderes de las Farc en Caquetá

Congresistas no encontraron a líderes de las Farc en Caquetá

Septiembre 10, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País  / Agencias
Integrantes de la Comisión de paz

Los integrantes de la Comisión de Paz del Senado viajaron ayer al espacio territorial de capacitación y reincorporación ubicado en Miravalle, Caquetá. Visitaron los proyectos productivos que allí se adelantan.

Especial para El País

Mientras la Fiscalía realizaba una inspección a la sede de la JEP como parte de una investigación por presunto encubrimiento de jefes de Farc que abandonaron zonas de reincorporación, la Comisión de Paz del Congreso viajó a Caquetá en busca de información sobre Iván Márquez y otros mandos de la extinta guerrilla.

“El fiscal delegado (...) acudió a las instalaciones de la JEP con el ánimo de realizar una inspección”, dijo la presidenta de la Jurisdicción Especial para la Paz, Patricia Linares, aludiendo al caso que involucra a Juli Milena Enríquez, contratista de la secretaría ejecutiva de la entidad; Luis Ernesto Caicedo, contratista de la Jurisdicción, y Martha Lucía Zamora, quien ejerció como secretaria ejecutiva encargada.

“Tal como me había informado el viernes pasado el Fiscal General; hoy (ayer) el fiscal especializado designado por él, inició las actuaciones tendientes a esclarecer algunos presuntos hechos irregulares, orientados a evitar que la JEP siga cumpliendo, como hasta ahora, con las funciones que le corresponden con el objeto de investigar y sancionar los graves delitos cometidos con ocasión del conflicto armado”, señaló Linares.

Lea también: Reaparece excomandante de las Farc y ratifica su compromiso con el proceso de paz

Precisó que Enriquez y Caicedo fueron vinculados a la entidad por el anterior titular de la secretaría ejecutiva (Néstor Correa), y que la Jurisdicción “seguirá cumpliendo a cabalidad y con toda la dedicación y esfuerzo las funciones a su cargo, siempre haciendo prevalecer los derechos de las víctimas y el acopio de la verdad plena”.

Según el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, el caso tiene que ver con el posible encubrimiento de la salida de jefes de Farc de las zonas donde dejaron las armas tras la firma de la Paz y coincidió con la confirmación de la Misión de Verificación de la ONU de que se desconoce el paradero de seis exlíderes de la antigua guerrilla, entre ellos ‘Márquez’, ‘Romaña’ y ‘El Paisa’.

Con respecto a la inspección realizada ayer a la JEP, el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, indicó que “es una gran oportunidad para la JEP y para el Estado de Derecho el entender que no se puede de ninguna manera jugar con la justicia”.

“Es la oportunidad grande que tiene la JEP en este momento para demostrar la altura de sus magistrados, que todos son profesionales y sobre todo mostrar el compromiso que tiene de no dejar que de ninguna manera ese espacio tan importante sea invadido por personas que lo quieren utilizar ilegalmente”.

No lo encontraron

Si bien la Comisión de Paz del Senado no encontró a Márquez en el espacio territorial de Miravalle, Caquetá, adonde se desplazaron ayer varios de sus integrantes, sí fueron notificados de una carta de José Benito Cabrera, conocido como Fabián Ramírez, excomandante del Bloque Sur de las Farc, en la que asegura que continúa con el esquema de protección que le brindó la Unidad Nacional de Protección (UNP) y reitera su compromiso con el Acuerdo de Paz firmado con el Gobierno.

“Actualmente me encuentro recorriendo los municipios de Florencia, Paujil, Cartagena del Chairá, Puerto Rico y San Vicente del Caguán, todos ubicados en el departamento del Caquetá, donde nuestro trabajo es y será hablar con la población, explicando la necesidad de apoyar el proceso de paz”.

Agregó que “estamos reagrupando cerca de un centenar de exguerrilleros, que estaban rezagados por el incumplimiento gubernamental de reincorporación” y que la incertidumbre que hoy atraviesan cientos de personas que están en el proceso de reincorporación se derivó del “montaje” jurídico que le hicieron a Seuxis Paucias Hernández, conocido como ‘Jesús Santrich’.

El senador Roy Barreras, uno de quienes se desplazó a Miravalle, indicó que en el espacio territorial les informaron que hubo operaciones militares y amenazas jurídicas que causaron la salida de la zona de dirigentes como Márquez y que las Fuerzas Militares explicaron que “se trataron de operaciones normales y no ofensivas”.

Añadió que los excombatientes “están trabajando en proyectos productivos, pero faltan recursos. Hay un gran atraso en infraestructura rural y formalización de tierras para los campesinos”, aunque sí se está cumpliendo con los apoyos mensuales acordados.

Armando Benedetti, otro integrante de la Comisión, sostuvo que “ojalá muchos colombianos y senadores vinieran para que entiendan que, más allá del proceso de paz, acá se está tratando de titular tierras y crear proyectos productivos para unos campesinos que no quieren que nunca más vuelva la guerra”.

Entre tanto, el senador ‘Pablo Catatumbo’, quien leyó la carta de ‘Ramírez’, le reiteró un llamado a quien fuera el jefe negociador de las Farc en La Habana y a ‘El Paisa’ para que también hagan “un pronunciamiento para no permitir que especulaciones sigan haciendo carrera, desinformando y generando mayor incertidumbre jurídica para los guerrilleros”.

Agregó que quienes actualmente residen en ese espacio territorial “han manifestado su compromiso rotundo de permanecer en el proceso de paz”.

A su turno, el también senador Iván Cepeda dijo que en Miravalle “hay iniciativa de los excombatientes y de la comunidad internacional, pero falta la mano del Gobierno”, al tiempo que destacó que ‘Ramírez’ haya reiterado “su nuevo compromiso con el proceso de paz, disipando cualquier clase de rumor acerca de que se está produciendo una deserción hacia las filas de los grupos disidentes”.

Con él coincidió Barreras: “Encontramos una zona de paz estable. No hay disidencias. Existen proyectos productivos en marcha, pero faltan recursos. Gran atraso en infraestructura rural y formalización de tierras para campesinos”.

‘Sonia’ será deportada a Colombia

Anayibe Rojas Valderrama, alias Sonia, primera exguerrillera extraditada a Estados Unidos, se encuentra bajo custodia de ese Gobierno a la espera de ser deportada, informó ayer la Oficina de Inmigración y Aduanas de EE. UU. (ICE, en inglés).

También identificada como Omaira Rojas Cabrera, permanece en las instalaciones de ICE a la espera de que se complete el proceso de deportación a su país natal, Colombia, precisó la agencia migratoria.
‘Sonia’ fue excarcelada el pasado 17 de agosto, tras permanecer once años en prisión, en virtud de una condena impuesta en el 2007 por un tribunal federal de Washington por cargos de narcotráfico, indicó su abogada, Carmen Hernández.

ICE no aportó más detalles sobre los procedimientos venideros ni los plazos establecidos en su caso, ya que por norma evitan ofrecer más datos sobre las deportaciones mientras las gestionan.

Tras permanecer veinte años en la guerrilla se convirtió en la primera mujer de las Farc extraditada justo cuando era considerada la de más alto rango dentro de la organización, al ser la responsable de las finanzas del bloque sur de las Farc.

‘Sonia’, de 51 años, fue arrestada en Caquetá en el 2004, cuando portaba armas, dinero y 40 kilogramos de cocaína, y fue acusada de participar en el envío de 600 toneladas de esa droga a EE.UU.

En septiembre de ese año, un juez colombiano la condenó a seis años de prisión al hallarla culpable del delito de rebelión, pero un año después fue entregada a la Justicia norteamericana, donde fue señalada de ser la supervisora de una actividad de narcotráfico que incluyó el transporte de al menos 150 kilogramos de cocaína a Estados Unidos empleando un avión no comercial, con lo que podría haber recibido una condena de por vida, pese a que lo prohibía explícitamente el acuerdo de extradición.

Fue sentenciada a 16 años de prisión -muy por debajo de lo que solicitaba la Fiscalía-, parte de los cuales cumplió en Texas, debiendo esperar ahora si es amparada por la JEP.

Reclamos a ‘Timochenko’

”Cómo es posible que se cometan incoherencias, partiendo por su puesto de nuestra óptica de revolucionarios, tales como la de Timo, al afirmar en un Foro en Manizales, que él pedía que al “honorable” senador Uribe se le respetara el debido proceso, y “el principio de inocencia, mientras que en el caso Santrich, lo que dijo fue palabras más, palabras menos, que Santrich debería demostrar su inocencia, o sea, que se partía del hecho de que era culpable”.

Este fue uno de los reclamos que Milton de Jesús Toncel Redondo, conocido como ‘Joaquín Gómez’, le hizo a la dirigencia del partido Farc, con motivo del pleno realizado a comienzos de mes en Bogotá y en la que exige que se convoque de manera urgente un congreso extraordinario para evaluar cómo se está actuando en el interior de la organización y en las zonas de reincorporación.


”¿No será que Pastorcillo (Pastor Alape) está cayendo en nepotismo? El nepotismo es muy propio de los políticos corruptos. ¿Qué se entiende por nepotismo? Es abuso de poder o reparto de cargos entre parientes y amigos. Se hace necesario que esto se investigue. Si es mentira, que se le ponga fin a esta campaña calumniosa contra Pastor; y si resulta ser cierto, que el Partido tome las medidas pertinentes de carácter moral y disciplinario contra él”, agrega.

Sin embargo, Pablo Catatumbo negó que la carta evidenciara una división: “Somos un partido político en el cual hay opiniones distintas en donde son válidas las críticas”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad