"César Gaviria sepultó al Partido Liberal": Juan Fernando Cristo

"César Gaviria sepultó al Partido Liberal": Juan Fernando Cristo

Septiembre 01, 2018 - 12:18 a.m. Por:
Olga Lucía Criollo, reportera de El País
Juan Fernando Cristo

Juan Fernando Cristo, exministro del Interior.

Raúl Palacios / El Pais

El liberalismo tendría que haber estado en la oposición, es su sitio, no porque odie o quiera al presidente Duque, sino porque ese Gobierno representa algo totalmente distinto a la ideología liberal”, asegura el exministro del Interior Juan Fernando Cristo, quien sentencia que el apoyo “apresurado” que el expresidente César Gaviria le dio la misma noche de la primera vuelta a Iván Duque, “sepultó” al Partido Liberal.

Por eso, apoyado en sendas cartas que congresistas de esa colectividad y dirigentes del Valle del Cauca le enviaron a la dirección nacional del partido para exigir el relevo de la jefatura del exmandatario, el santandereano está de correría por el país proponiendo “una gran coalición de centroizquierda de los partidos de oposición”, que defienda la ideología liberal por fuera del partido.

Varios congresistas liberales acaban de enviar una carta a la dirección del partido pidiendo el relevo en la jefatura de César Gaviria. ¿Qué opina de esa rebelión liberal y por qué no está su firma en ella?

Creo que esa carta responde a un sentimiento casi de la totalidad de la base liberal en toda Colombia, de dirigentes comunales, ediles, líderes sociales y juventudes liberales. Nunca había existido un consenso tan grande sobre el daño que le ha hecho al Partido Liberal la jefatura del expresidente Gaviria. Y creo que hay un sentimiento de rectificación de todos los que nos equivocamos al elegirlo el año pasado. Si usted ve la foto del Partido Liberal de septiembre, ninguno de los que aparecía allí con algún liderazgo dentro del partido están hoy con Gaviria. Ya están fuera del partido o se mantienen dentro, pero con una distancia total con él, empezando por los dos candidatos en la consulta interna: el doctor De la Calle y yo.

Pero usted no la firmó...

Me parece que el manejo del partido ha sido errático, lejano, totalmente separado de las bases, luego entiendo el espíritu de la carta, pero seguir en una disputa mecánica sobre la jefatura de Gaviria, que no le dice nada a los colombianos, no me interesa, por eso no estoy en esa tarea. A mí lo que me interesa es defender desde afuera las ideas liberales, lo que significa el Partido Liberal en materia de la defensa de los Acuerdos de Paz, de los derechos y las libertades en Colombia. El liberalismo tendría que haber estado en la oposición, es su sitio, no porque odie o quiera al presidente Duque, sino porque ese Gobierno representa algo totalmente distinto a la ideología liberal. Luego, ese apoyo apresurado, por la puerta de atrás, de Gaviria la misma noche de la primera vuelta a Iván Duque, sepultó al Partido Liberal.

¿Cómo explicar que después de ese apoyo ahora el partido esté discutiendo si se declara en coalición con el Gobierno o independiente?

Eso es medio absurdo, porque la gente lo que está entendiendo es que esa duda existe simplemente por puestos en el Gobierno y no por una actitud política. Me parece que Gaviria ha llevado al partido a una situación de postración. Por eso, estamos saliendo por todo el país a reunirnos con la dirigencia y la base liberal, a convocarlos a un ejercicio distinto, más allá de la dirección del partido y de una discusión que no interesa a los colombianos.

¿Lo que hay detrás de esa gira es la intención de crear otro partido?

Pues hemos estado hablando con muchos dirigentes, jóvenes y organizaciones sociales, de víctimas afros, e indígenas y lo que estamos viendo es el ánimo de mucho liberal de base en toda Colombia para defender unas ideas liberales por fuera del partido, alrededor de un movimiento ciudadano independiente, que defienda la ideología liberal, pero que entienda las nuevas circunstancias de la política en el país y que sea capaz de interpretar lo que los ciudadanos están viendo hoy, que son unos partidos que no representan a la ciudadanía.

¿Empezó su gira por Cali porque aquí hubo un primer brote de esa rebeldía liberal?

Conocí el manifiesto que semanas atrás produjeron los dirigentes del Valle del Cauca con un alto contenido político e ideológico. En respuesta a él y por invitación de un grupo de dirigentes liberales es que vinimos a Cali a escuchar e intercambiar opiniones, luego a Cartagena y Bucaramanga y la próxima semana a Medellín, Valledupar e Ibagué. En fin, tenemos salidas por todo el país para dialogar con la verdadera base liberal. Es que tenemos un director que maneja el partido desde un apartamento en el norte de Bogotá, que no sale de allá, y así es imposible.

¿Sería una opción que miraría más al centro políticamente hablando?

La gente se está aliderando con la derecha del Gobierno y del Centro Democrático o con la izquierda de la oposición, y este país necesita construir opciones de centro. Tenemos que empezar a pensar en hacer una oposición clara, pero también a decirle a los colombianos que queremos hacer una oposición distinta a la que le hizo Uribe ferozmente al presidente Santos durante ocho años y distinta seguramente a la que sectores de izquierda radical le querrán hacer al presidente Duque.
Pero que quede claro que hay que hacerle oposición al Gobierno, que no lo compartimos. Eso es sano para la democracia, a eso no hay que tenerle miedo, pero no una oposición personalista ni agresiva ni la oposición que se le hace a un enemigo.

Pero el otro año hay elecciones regionales, ¿no están muy apretados de tiempo?

Tomaremos una decisión final antes de dos meses, conversando no solo con la dirigencia y la base liberal sino también con sectores independientes, para conformar un movimiento amplio, fundamentalmente para defender la paz que conseguimos los colombianos, porque no podemos aceptar volver a la guerra -como algunos nos quieren llevar-, los derechos de las víctimas y una plataforma social demócrata en Colombia. Lo que queremos es promover nuevos liderazgos para buscar candidatos a gobernaciones y alcaldías, concejos y asambleas, que defiendan ese ideario liberal en las elecciones regionales del año entrante, seguramente participando en una gran coalición de centroizquierda de los partidos de oposición, donde busquemos concertadamente candidatos de unidad en muchas partes del país.

¿Quiere decir que ya no hay posibilidades de reconciliación con el expresidente Gaviria?

Es que el problema no es personal, es de la visión de lo que deben representar los ideales liberales hacia el futuro y el expresidente Gaviria se quedó en el pasado de la mecánica de los puestos y de la burocracia. El Partido Liberal no le está diciendo nada a los colombianos, no hay una sola propuesta, las listas al Congreso no defendieron una idea. En la agenda legislativa de ahora no hay ninguna propuesta liberal. Las hay de los Verdes, del Polo, de Cambio Radical. El Partido Liberal cada vez es más marginal en Colombia, luego el problema no es una disputa personal con Gaviria, que además a nadie le interesa. El problema es cómo hacemos una buena política para construir opciones hacia el futuro, que nos alejen de la polarización y los extremos radicales, pero que interpreten el sentimiento ciudadano, como el que vimos en la Consulta Anticorrupción. ¿Usted puede creer que se hizo la Consulta y nunca supimos qué opinaba la dirección liberal sobre ella? No se está haciendo política, lo que hay es un club de parlamentarios amigos viendo qué oportunidades burocráticas hay, con un jefe de ese club.

A propósito, ¿cómo ve la coalición de gobierno de Iván Duque?

Creo que estamos asistiendo a un nuevo modelo de Gobierno en Colombia. Me explico: un presidente con un jefe político detrás, eso nunca lo habíamos visto; un presidente con un partido muy sólido, con una identidad ideológica muy fuerte. Lo que hemos visto estas tres semanas es que frente a episodios como el discurso del presidente del Senado, la elección del Contralor, la participación de los expresidentes y la famosa propuesta de salario mínimo, lo que empieza a discutirse en Colombia es si esas posiciones del partido de Gobierno son las del Gobierno y si las del Gobierno son las del partido, y si hay contradicciones o no. Estamos en esa etapa acomodo, pero quien está representado en el Gobierno es el Centro Democrático. No es que no le estén dando representación a los partidos, sino que se la están dando solo a ese. Estamos ensayando un Gobierno de coalición sin que los partidos que supuestamente hacen parte de ella participen en el Gobierno. Habrá que esperar unas semanas a ver si eso funciona o no. Lo que diría es: una cosa es la ‘mermelada’ y la compra de conciencias individuales de los congresistas y otra muy distinta la representación de los partidos en el Gobierno. Por eso mismo es que no tienen ninguna coherencia que partidos como el liberal puedan hacer parte del Gobierno.

Justamente esta semana se acaba el plazo para tomar esa decisión, según el Estatuto de la Oposición...

Claro, y uno dice cómo después de que lo apoyaron (a Duque) hace dos meses, ahora no son del Gobierno. Es parte de las decisiones equivocadas, pero el liberalismo, por ejemplo, no podría acompañar ninguna propuesta que signifique modificar sustancialmente los Acuerdos de Paz o extender el IVA a todos los productos de la canasta familiar, cuando ha sido una posición de principios del liberalismo que ha defendido siempre. Allí falta ver finalmente cuál va a ser el modelo de Gobierno, que todavía no tenemos claro, y cuál va a ser la agenda legislativa de este Gobierno, que tampoco la tenemos clara, y cómo la pretende tramitar, que lo tenemos menos claro todavía. Luego, me parece que el panorama en el país es de incertidumbre, pero fíjese lo importante del Estatuto de Oposición que impulsamos en la anterior legislatura.

¿Y qué decisión cree que van a tomar al final?

Por mi parte, no tengo velas en ese entierro. No participo en ninguna discusión interna del Partido Liberal sobre esa materia. Cualquiera que sea la decisión, el partido va a quedar mal frente a la opinión pública, porque, si se declara de Gobierno, es un gobierno que no representa las ideas liberales; y después de que anunciaron hace quince días la posibilidad de independencia, va a quedar un nuevo cambio de posición, seguramente por algunos ofrecimientos burocráticos, y es la incoherencia total, porque uno no puede elegir a un gobierno para a los dos meses decir que es independiente frente a él.

Estamos viviendo las consecuencias de un manejo desastroso de las decisiones políticas al interior del liberalismo.

Cambiando de tema, ¿cómo analizar los resultados de la Consulta Anticorrupción?

Estoy muy contento, yo participe activamente en la campaña, desde Ministro del Interior apoyé la iniciativa de Claudia López y Angélica Lozano y el comité de promotores, que recogieron algunas de las propuestas que habíamos hecho en la Reforma de Equilibrio de Poderes y en la reforma política que no aprobó el Congreso, como el límite de los periodos de los congresistas, la eliminación de la ‘mermelada’ y los pliegos únicos para la adjudicación de obras públicas.

Independientemente de que no se haya alcanzado el umbral, el resultado de la Consulta confirma lo que pasó en las elecciones presidenciales y es que en Colombia la política está cambiando, gracias al Acuerdo de Paz.

¿Por qué lo dice?

La gente le está perdiendo miedo a la participación, la juventud, que antes solo se expresaba en las redes, ya se está expresando en las urnas y eso es muy positivo para Colombia. Más allá de la discusión técnica de las normas, es una voz muy poderosa la que se escuchó el domingo.

Estoy seguro que allí votó mucha gente que votó por el presidente Duque, por Gustavo Petro y por los otros candidatos. Es una voz muy fuerte que el Congreso no va a poder ignorar, de alguna manera el Congreso ha quedado con matrícula condicional para el próximo año, en el sentido de que tiene que demostrar que sí está escuchando al pueblo, que es el que manda finalmente en la toma de decisiones. Hay un mandato y el Congreso tiene que cumplirlo.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad