Escuchar este artículo

Sigue el incumplimiento

Enero 13, 2021 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

No es solo que una obra que se prometió hacerse en ocho meses lleve ya tres años y cinco meses en construcción sin que se vislumbre su culminación.

O que a la par con las prórrogas, el presupuesto inicial se tuviera que ajustar tres veces encareciendo así el proyecto.

Lo inaudito es que a medida que avanzan las obras se hacen evidentes las fallas o las carencias con las que quedará.

Con la ampliación de la antigua vía Cali-Yumbo ha pasado de todo, retrasos y sobrecostos, promesas incumplidas de entrega y una permisividad con los contratistas que han esgrimido múltiples excusas.

Sí, en días recientes se entregaron unos cuantos tramos más de la doble calzada, pero sin demarcaciones ni con las finalizaciones que se esperan.

Y surgen interrogantes porque ahora se avisa que a lo largo de la carretera, que debería ser de movilidad rápida, se pondrán varios semáforos que en nada ayudarán a agilizar el tránsito vehicular, razón por la cual se hizo la ampliación.

Todo porque en el presupuesto nunca se contempló hacer puentes peatonales por ejemplo frente al colegio público que queda sobre la vía, o en algunos cruces para facilitar el paso de los trabajadores en un sector que es en esencia industrial.

Por ello hay que preguntar en dónde están los auditores y los organismos de control, que deben velar en primer lugar porque los recursos públicos sean bien utilizados y se les cumpla a los ciudadanos.

Así, la construcción de una obra de sólo tres kilómetros se constituye en monumento al incumplimiento.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS