Que no se laven las manos

Que no se laven las manos

Enero 30, 2013 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

La muerte de 61 reclusos en una cárcel de Barquisimeto, Venezuela, es una tragedia absurda que muestra la incapacidad del Gobierno para solucionar los problemas de violencia en las prisiones. Y en vez de asumir su responsabilidad, la ministra para Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, culpa a la cadena Globovisión de la matanza por informar con anticipación sobre la requisa que adelantaría la Guardia Nacional, una noticia que ella ya había anunciado. Las cárceles de Venezuela están entre las peores del mundo, criticadas por sus niveles de hacinamiento, ya que tiene 50.000 reos cuando su capacidad es para 14.000.Ese es el caldo de cultivo que las ha convertido en foco de violencia que sólo en el año 2011 dejó 500 muertos.Los venezolanos están cansados de las intrigas y evasivas de su Gobierno y exigen que, como se haría en cualquier parte del mundo, lo ocurrido en la cárcel de Barquisimeto se investigue y aclare.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas