Otro más

Escuchar este artículo

Otro más

Julio 04, 2018 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

A Buenaventura no la pueden seguir robando de manera tan descarada.

Como si esa ciudad no tuviera suficientes necesidades en materia de infraestructura, se conoció hace unos días que la Nación terminó pagando el doble por la construcción del puente El Piñal.

La importancia de esa obra es innegable, porque es la puerta que conecta al municipio y al puerto marítimo más importante de Colombia con el resto del país.

Pese a su trascendencia, la ejecución del proyecto terminó demorándose seis años más de lo acordado y generó un detrimento patrimonial para el Estado de $8.338 millones, tal como lo denunció la Contraloría General de la Nación.

Así, una vez más se destapa cómo los recursos públicos destinados a ejecutar las obras que necesita Buenaventura terminan esquilmados por cuenta de la corrupción, de contratistas inescrupulosos y de la ineficiencia de un Estado incapaz de controlar y vigilar los dineros que invierte.

Bien hace la Contraloría en llamar a las empresas responsables de la obra y a los funcionarios del Instituto Nacional de Vías, Invías, a cargo del proceso de contratación, para que respondan fiscalmente por las irregularidades presentadas.

Ojalá esas medidas no se queden en simples explicaciones si no que se traduzcan en acciones contundentes que obliguen a los responsables a devolver cada peso desviado de ese proyecto tan importante para Buenaventura, para Colombia y para el comercio internacional.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS