¡Increíble!

¡Increíble!

Julio 27, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Imagínese que usted compra hoy un pan y paga por él un peso; mañana vuelve por otro igual pero el precio ya subió a $2.470; dos días más tarde el mismo producto le costará $4.940 y dentro de un año, ¡un millón de pesos!

Esa es la realidad que se vive en Venezuela, el país más rico en petróleo donde la inflación alcanzará 1.000.000% según el Fondo Monetario Internacional.

Lo que indica esa cifra es la pérdida de la capacidad adquisitiva de la moneda, la ausencia de oferta de productos básicos y cómo para los venezolanos es imposible generar los ingresos para su subsistencia.

La consecuencia directa es que se acaban los negocios, se asfixian las iniciativas privadas y los ciudadanos dependen cada vez más de lo que la dictadura de Nicolás Maduro y de los militares de ese país les proporcionan.

Esa es la fórmula para mantenerse en el poder, someter a la población y condicionarla a que sólo reciba lo que el régimen entrega como y cuando quiere, dependiendo de su lealtad al régimen.

Ahí también está la causa principal de la migración explosiva, que se refleja en los millones de venezolanos que en los últimos años se han diseminado por el mundo en busca de una oportunidad.

Su vida fue destruida por el sistema que impuso Hugo Chávez, y por la corrupción y por el totalitarismo que gobierna a la patria del Libertador Simón Bolívar.

VER COMENTARIOS
Columnistas