El viacrucis de una ley

El viacrucis de una ley

Febrero 10, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

En un viacrucis se ha convertido el camino recorrido por la ley estatutaria de la Justicia Especial de Paz, en un trámite que no pareciera el más aconsejable para la reconciliación de Colombia.

Surgida del acuerdo que puso fin al conflicto con las Farc, la JEP es un mecanismo excepcional que aplicará la justicia transicional para juzgar a los guerrilleros, encontrar la verdad y ofrecer reparación a las víctimas.

Para que opere plenamente, fue expedida la ley estatutaria, norma aprobada por las mayorías del Congreso y revisada su constitucionalidad por la Corte Constitucional, como ordena la Carta Máxima.

Pero durmió por meses en la presidencia del Senado y cuando la presión se hizo insoportable fue enviada a la de la Cámara de Representantes con errores que se podrían calificar de infantiles de no ser por la importancia de esa ley.

Una vez revisada por el Presidente de la Cámara, la ley está en el despacho del Presidente de la República para su sanción, que debe producirse salvo que se le encuentren las razones de inconveniencia que mencionó la Ministra del Interior.

Por encima de los prejuicios ideológicos y de todo orden, ojalá se cumpla el último paso de una ley que honra el compromiso adquirido por el Estado para dar fin a un conflicto de cincuenta años.

VER COMENTARIOS
Columnistas