El desafío de las cárceles

El desafío de las cárceles

Abril 26, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Mantener el orden en las cárceles es algo que el Estado no parece capaz de garantizar.

Cada semana se conoce un enredo nuevo, ya sea el despido de
directores de esos centros de reclusión acusados de recibir sobornos, excesos dentro de los patios carcelarios o el incumplimiento de los preceptos que rigen la detención.

Hace varias semanas fueron denunciados los privilegios que disfrutan en un pabellón de La Picota excongresistas, exmagistrados, políticos o exfuncionarios gubernamentales, en su mayoría acusados de corrupción o de defraudar las arcas del Estado.

Aunque deberían estar en condiciones iguales a las de cualquier recluso, ellos contaban con los servicios de dos chefs personales, tenían en su poder celulares y tabletas electrónicas, recibían visitas de personas no autorizadas y en general tenían mínimas restricciones.

Lo que se encontró en esa cárcel constituye un desafío porque se trata de personas que se han aprovechado de su posición como representantes de la sociedad o garantes de los derechos de los colombianos para cometer sus delitos.

Que se permitan provocaciones como las cometidas en La Picota hace que la credibilidad de la Justicia del país quede por el suelo o que arrecien las críticas a entidades como el Inpec.

Y que se exija la reforma que necesita el sistema penitenciario para impedir lo que ocurre en las cárceles.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas