Decisión afortunada

Decisión afortunada

Diciembre 27, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

La decisión de prorrogar por un año más la prohibición de portar armas en Colombia es afortunada.

Durante los años en que ha estado vigente el decreto las estadísticas de criminalidad han disminuido, razón de más no solo para mantener la medida sino para proponer que se convierta en ley permanente de la República.

En nada ayuda que en Colombia cualquier persona pueda armarse.
Por el contrario, dar esa autorización se puede convertir en otro peligro para la tranquilidad nacional, a la vez que se estaría enviando el mensaje de que el Estado no ha sido capaz de cumplir con su deber constitucional de salvaguardar la vida y garantizar la seguridad de su población.

Esa es la razón principal para que el monopolio de la tenencia de armas se mantenga exclusivamente en manos del Estado.

Al ordenarle al Ministerio de Defensa que haga cumplir la medida y darle atribuciones para que reglamente las excepciones a la prohibición, se le está diciendo que además debe honrar su compromiso de proteger a la sociedad.

Ello implica garantizar que sólo otorgará permisos de porte en casos extraordinarios, por lo cual es absurdo insinuar que el decreto abrirá las puertas para que se creen nuevas formas de autodefensas o paramilitarismo.

Entre menos armas circulen en Colombia, más tranquilidad tendrá el país, y mayor será la responsabilidad del Estado de brindar seguridad en todo el territorio nacional.

VER COMENTARIOS
Columnistas