Bienvenidas

Bienvenidas

Septiembre 13, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Con las ampliaciones y reformas realizadas en el Alfonso Bonilla Aragón, inauguradas en marzo del año anterior, el aeropuerto que sirve a Cali quedó con una gran capacidad para atender la oferta y demanda del transporte aéreo en la región.

Pese a ello, lo que se ha visto en los últimos meses es una disminución del 14,8% en el número de pasajeros movilizados, así como la salida de aerolíneas como KLM, Iberia y Viva Colombia que operaban vuelos directos desde esta terminal aérea.

Por eso es positiva la llegada de empresas internacionales de bajo costo como Spirit, que en breve comenzará a aterrizar en el Bonilla Aragón, al igual que el anuncio de la reanudación de vuelos de Easy Fly y Viva Colombia.

Para que esa oferta siga ampliándose, es necesario que se le dé el mejor manejo a la operación aérea en Cali, con costos que sean competitivos para las aerolíneas y que se traduzcan en tarifas más accesibles para los viajeros.

Esa es la manera más efectiva para ponerle fin al oligopolio que se ha conformado, en el que la operación se concentra en apenas un par de empresas que definen la frecuencia y los precios de los tiquetes aéreos, con los perjuicios que ello causa a la movilidad y al bolsillo de los usuarios.

En la medida en que se diversifiquen la oferta de aerolíneas y las rutas en el Bonilla Aragón, habrá mayores beneficios para el turismo, para los negocios y en general para la competitividad de la región.

VER COMENTARIOS
Columnistas