¡Así no!

Febrero 15, 2021 - 11:55 p. m. 2021-02-15 Por: Editorial .

A todo el mundo le causa indignación ser víctima de la delincuencia.

Y cuando los hechos se cometen frente a la comunidad lo lógico es que se generen reacciones de rechazo contra sus autores y se brinde la solidaridad a quienes los sufren.

Ello, sin embargo, no autoriza para que se tome la justicia por cuenta propia, como ocurrió el fin de semana en el barrio Los Naranjos, en el oriente de Cali, cuando un presunto ladrón trato de hurtar una bicicleta, fue sorprendido y quienes se dieron cuenta de lo que sucedía terminaron cortándole una mano con un machete así como causándole heridas en el cuerpo.

En ninguna sociedad se puede aceptar un acto de barbarie como ese.

Sabiendo que hay que hacer cumplir la justicia, la comunidad debió alertar de inmediato a las autoridades, retener al responsable y entregarlo para que se procediera a su captura y judicialización.

Ni la rabia por los hechos ni la falta de confianza en la Justicia deben llevar a esos extremos inadmisibles.

En Cali pueden existir los graves problemas de seguridad que hay y sus ciudadanos pueden estar desesperados e indignados por lo que sucede.

Pero nada da derecho a que se trate de hacer justicia por mano propia o a ocasionarle daño a otra persona, así esta sea un delincuente en flagrancia.

VER COMENTARIOS