Un año después

Escuchar este artículo

Un año después

Marzo 07, 2021 - 06:55 a. m. Por: Editorial .

Hace doce meses, el coronavirus llegó a Colombia en un vuelo procedente de España, con lo cual nuestro país entró en la pandemia que aún no termina. Fuel entonces el inicio de un proceso en el cual se han debido tomar drásticas decisiones para proteger la salud y la vida, y de realizar sacrificios y progresos para salir adelante.

El Covid-19 se denominó el virus que nació en China a finales del 2019. En los albores del 2020, lo que parecía un fenómeno local, de una ciudad con gran número de pobladores y centro de comunicaciones del país asiático, se fue transformando en una amenaza para la humanidad. Una realidad peligrosa y desconocida contra la cual no existían respuestas distintas a las que en la antigüedad se usaban para enfrentar epidemias similares.

Fue el aislamiento social, indiscriminado y súbito, que se esparció por el mundo con la misma velocidad que el contagio. A partir de marzo llegó a Colombia, iniciándose así uno de los períodos más complejos y desafiantes, donde la defensa contra el microscópico enemigo debía llevarse a cabo aunque se produjeran graves consecuencias de orden social, económico, médico y sicológico. La vida por encima de todo fue el lema que llevó a cinco meses de aislamiento casi total y de una parálisis que golpeó a toda la sociedad y a todo el mundo.

Desde entonces, el gran desafío para la ciencia fue encontrar el antídoto contra el Covid-19 mientras se ensayaban toda suerte de remedios para atender a las víctimas del coronavirus. Hoy, la vacuna que logró desarrollarse en menos de diez meses como una verdadera proeza, se reparte en condiciones difíciles aunque con la confianza en que se podrá llegar a todas partes. Pero ya existe la solución y en pocos meses se espera empezar a poner fin a lo que en un principio se veía como un fenómeno distante que nadie comprendía entonces y ahora ha dejado millones de personas fallecidas en todo el planeta, casi 65.000 en Colombia y una secuela de perjuicios imposible de cuantificar.

La vida ha cambiado desde entonces, las costumbres debieron transformarse a marchas forzadas y los seres humanos han mostrado de nuevo su capacidad para resistir y adaptarse a los cambios. Desde la soledad de las calles en un mundo acostumbrado a la vida urbana, hasta el desarrollo acelerado de formas de comunicación que permitiera mantener el contacto y evitar el colapso, todo ha sido una carrera en la cual el avance de la tecnología ha tenido un protagonismo sorprendente.
Y deja lecciones y aprendizajes que marcarán el futuro de las relaciones sociales y económicas de manera inevitable.

Un año después, el mundo, y en particular Colombia, hacen grandes esfuerzos por recuperar la normalidad que la pandemia ha modificado. Será una nueva realidad llena de desafíos y oportunidades para seguir adelante a pesar de las dificultades y de las cuantiosas e irreparables pérdidas de las vidas humanas que se llevó el virus.

Y mientras la humanidad trata de dejar atrás el difícil momento, se hacen presentes el optimismo, la creatividad y la esperanza como herramientas para superar las consecuencias que deja a su paso el Sars-Covid-19.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS