Escuchar este artículo

Respuestas necesarias

Noviembre 15, 2020 - 06:55 a. m. Por: Editorial .

En las últimas semanas, Cali ha recibido múltiples informaciones de su Administración Municipal sobre el uso de la capacidad de endeudamiento tanto del Municipio como de sus Empresas Municipales para adelantar obras y proyectos que, se supone, beneficiarán a la ciudad. Ante la importancia de esa iniciativa, por muchas razones necesaria, es oportuno que haya transparencia tanto en la definición de los proyectos a desarrollar como en la manera en que serán ejecutados.

Cuando se producen crisis como la que acaba de acontecer, provocada por el Covid-19, el drástico aislamiento social que hubo de adoptarse para controlar el contagio y la consecuente parálisis de la economía, el Estado tiene un papel que desempeñar en la reactivación. Para ello puede usar sus recursos y comprometer los futuros generados por los impuestos que paga cada contribuyente, en el propósito de desarrollar programas que además de generar empleo y devolverle dinámica a la economía, resuelvan necesidades comunes a toda la sociedad.

Igual ocurre con Emcali y su obligación de adecuar sus servicios a la demanda de sus usuarios, y de ofrecer las condiciones en materia de agua, energía y comunicaciones que ayuden en el desarrollo de la ciudad y a la vez para resolver las necesidades de los habitantes de Cali. Utilizar su capacidad de endeudamiento para cumplir ese objetivo es también la posibilidad de apoyar el empeño de la reactivación que motiva la propuesta del gobierno municipal.

Hasta allí, y como ocurrió hace doce años cuando el alcalde Jorge Iván Ospina propuso la construcción de 21 megaobras que serían pagadas mediante la contribución de valorización durante su primer mandato, existe un consenso amplio en la ciudad sobre la necesidad de usar la capacidad de endeudamiento del Municipio y de sus Empresas Municipales. El asunto que preocupa es, en qué y cómo se usarán esos recursos y cómo se vigilará su correcta utilización.

Se supone que el Concejo Municipal que representa los intereses ciudadanos y vigila la actuación de las autoridades locales, debería conocer esas respuestas precisas. Sin embargo, todo indica que sus amplias mayorías, reunidas en lo que se denomina ‘la coalición de gobierno’, no han exigido ese detalle tan necesario en la administración de los recursos públicos y se dispone a aprobar todo lo que le proponga la Administración de Ospina.

Así, lo que se produjo con la autorización de endeudamiento por $650.000 millones fue el otorgamiento de una especie de carta blanca al gobierno municipal, sin detallar a qué se destinarán. Y aunque exista una descripción vaga de los mismos, se están empezando a presentar solicitudes de vigencias futuras que generan inquietudes sobre su pertinencia.

Esas inquietudes demandan explicaciones. Lo de menos es anunciar que los bancos están dispuestos a otorgar los créditos. Lo importante es que la comunidad sepa en qué se van a comprometer sus impuestos y cómo se controlará el uso que se le dará a los más de dos billones de pesos que ingresarán tanto al Municipio como a Emcali por la vía del endeudamiento.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS