Escuchar este artículo

¿Para dónde va Perú?

Agosto 01, 2021 - 11:55 p. m. 2021-08-01 Por: Editorial .

A un lado están las fuerzas tradicionales de la política, las cuales tienen el control del Congreso; al otro está el gobierno del recién posesionado Pedro Castillo, con su discurso ambivalente. Y en el centro están los ciudadanos del Perú, quienes ven en la batalla que se avecina una seria amenaza a la estabilidad de su país, a las libertades de las cuales disfrutan y a la calidad de vida que han logrado elevar en los últimos veinte años.

La situación no es pues la mejor en los escenarios político y económico del vecino país. Si bien han atravesado ya dos quinquenios presidenciales frustrados por los escándalos de corrupción y la caída de cinco presidentes, además de tener que presenciar el deterioro de la política, nunca habían llegado a un momento tan crítico como el que se inició el pasado 28 de julio cuando Castillo juró como su presidente.

Si bien el líder sindical y maestro de escuela de la provincia de Cajamarca fue elegido en una reñida contienda por 44.000 votos, el nuevo Mandatario no tiene cómo conseguir la mayoría necesaria para sacar adelante en el Legislativo propuestas como la reforma o cambio de la Constitución, su gran apuesta. Menos ahora con el anuncio de un gabinete ministerial que además de incompleto está encabezado por dos figuras de vieja y larga militancia en los estamentos de izquierda.

El primero es el Jefe de Gabinete, el señor Guido Bellido, conocido por sus pronunciamientos y apoyos a las revoluciones comunistas como las de Fidel Castro y en la actualidad sindicado de apología del terrorismo por la Justicia, debido a su apoyo a personas con vínculos con el otrora temible Sendero Luminoso. Bellido es la ficha clave impuesta por Vladimir Cerrón, el polémico aliado del presidente Castillo quien además de su radicalismo es conocido por los procesos de corrupción que lo persiguen por delitos cometidos cuando fue gobernador de Cajamarca.

Y luego, por la vinculación como canciller del Perú a Héctor Bejar, fundador de un grupo guerrillero de corte castrista, y quien no se ahorra palabras para proclamar su fidelidad al marxismo-leninismo. Éste será quien conduzca las relaciones exteriores del Perú, por lo cual Colombia debe estar preparada para evitar sorpresas en asuntos como el giro que dará a las relaciones con la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela y el consecuente desmonte del llamado Grupo de Lima.

Lo que sigue es esperar que se conozca la propuesta de cambio constitucional, y la reacción que se produzca en el Congreso. Por lo pronto, ya se sabe del rechazo que generó el nombramiento de Bellido, y las dificultades para que se posesionara el ministro de Economía, Pedro Francke, profesional de la izquierda moderada que insinuó la búsqueda de consensos para hacer los cambios, y quien no goza de la complacencia del jefe de Gabinete y de Cerrón.

El escenario es tan inquietante que la inversión se ha paralizado en el Perú y en un solo día se produjo la devaluación más alta del Sol en muchos años. Son síntomas que, aunque esperables por el cambio que simboliza Castillo, hacen preguntar para dónde va el Perú.

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS