Los retos de Humala

Los retos de Humala

Junio 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Las fuerzas derrotadas, en especial los sectores fujimoristas, están cercanas a la histeria. Es de prever una oposición enconada y estrategias de provocación que hagan perder el rumbo al gobierno. De la capacidad de Humala para afrontar esta oposición con ánimo sereno dependerá en buena parte la gobernabilidad del Perú".

Luego de la reñida elección en el Perú, el nuevo Presidente, electo por una mayoría de apenas el 3% de los votos, afronta una situación política compleja. Varios son los desafíos.El primero, la falta de confianza. Muchos, en especial entre el sector empresarial y productivo, temen la política económica de Humala. El nombramiento de los ministros de Economía y Hacienda, lo mismo que del director del Banco Central serán una señal clave para el sector productivo y si Humala acierta podrá disipar parte de las dudas que lo rondan. No hay que olvidar que el sólo anuncio de su elección como Presidente provocó la más grave caída de la Bolsa de Lima en toda su historia.El segundo, la necesidad de concertar. Medio país no votó por él, lo que implica que estará bajo un constante escrutinio. Y concertar es algo más que establecer alianzas pasajeras. Es disponerse a gobernar con y para todos los peruanos, aún los que hasta ayer eran sus principales contradictores. Si bien el nuevo Presidente ha declarado que hará un gobierno “de unidad”, la voluntad de concertar se verá en la misma medida en que amplíe el espectro de los acuerdos más allá de las fuerzas de Alejandro Toledo, quien lo acompañó en la campaña presidencial.El tercero, cumplir con su promesa de disminuir la pobreza. Pese al sorprendente crecimiento del PIB, en el Perú sigue existiendo un 30% de pobres que subsisten en muy precarias condiciones. El reto consiste en cumplir con esta promesa sin afectar el crecimiento económico o, lo que es lo mismo, redistribuir mejor los ingresos, sin disminuir de manera sensible la renta de los empresarios e inversionistas. Una tarea difícil, en la que deberá evitar las tentaciones estatistas o que cercenen la libertad de empresa.El cuarto consiste en atender a los reclamos sociales. Por causa de la inequidad, el Perú se encuentra detrás de otros países latinoamericanos en la prestación de servicios básicos, de salud, de educación y de vivienda. Aquí está la ocasión para que la riqueza impacte en los sectores más pobres de la sociedad peruana. Sin olvidar que esa nación también tiene deudas históricas con los descendientes de los incas y con las comunidades de la región amazónica.El quinto estriba en el estilo de gobierno. En la necesidad de prudencia y ponderación. Las fuerzas derrotadas, en especial los sectores fujimoristas, están cercanas a la histeria. Es de prever una oposición enconada y estrategias de provocación que hagan perder el rumbo al gobierno. De la capacidad de Humala para afrontar esta oposición con ánimo sereno dependerá en buena parte la gobernabilidad del Perú.En sexto lugar, último pero no menos importante, en la capacidad de Humala para controlarse y controlar a sus partidarios. El triunfalismo, que ya ha llevado a poner en duda el acuerdo de las bolsas de Perú, Colombia y Chile, o los llamados a dejar “podrir en la cárcel” a Alberto Fujimori, sólo perjudicarán al nuevo gobierno. Refrenar a sus amigos y consejeros y aprender a transar, serán parte obligada del gobierno, si es que quiere ser exitoso.Como se nota, el panorama es difícil.

VER COMENTARIOS
Columnistas