Los problemas de la JEP

Los problemas de la JEP

Abril 30, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Más de un año de creada completa ya la Jurisdicción Especial de Paz, JEP, la que puede considerarse como la columna vertebral de los acuerdos con las Farc. Sin embargo, su funcionamiento parece aún distante, mientras los conflictos internos y las polémicas innecesarias enrarecen el ambiente de credibilidad y confianza que deben rodearla.

El gran escándalo es la polémica del renunciado Secretario Ejecutivo de ese Tribunal y nueve de los Magistrados que la integran, encabezados por su Presidenta. Imposible detallar los cruces de cartas y declaraciones que por su abundancia demuestran un pulso por el poder, por la ejecución de los recursos y por la burocracia, y reclaman con urgencia la auditoria e investigación que permitan despejar tantos interrogantes.

Lo cierto es que se habla de una ejecución de $12.600 millones provenientes de la ayuda internacional, a pesar de lo cual los magistrados se quejan de grandes falencias. Y además de temores expresados sobre su neutralidad basados en las tendencias ideológicas de varios de ellos, se acusa a éstos de apetencias burocráticas que no se compadecen con la intención para la cual fue creada la Jurisdicción.

De otra parte, hay gran preocupación sobre la demora para expedir el reglamento de la JEP y el código de procedimiento para su actuación, en la medida en que quedan muy pocas semanas, menos de siete y en medio de una campaña presidencial, para que el Congreso estudie y apruebe la ley respectiva. La inquietud se aumenta cuando se sabe que esa iniciativa fue elaborada por los magistrados de ese tribunal, lo que puede llevar a que sean acusados de ser juez y parte, además de ocasionar la intervención de la Corte Constitucional.

También llama la atención que todo el entramado de la JEP esté incorporado a la nómina oficial y se presenten las polémicas que ya han ocurrido, sin que aún se sepa cuál será ese reglamento y cuál el procedimiento bajo el cual operará. Ese aspecto es crucial puesto que ya se sabe que hay miles de casos listos para su estudio y revisión, empezando por la extradición de alias Jesús Santrich por cargos de narcotráfico en los Estados Unidos, delitos cometidos después del 31 de diciembre de 2016.

Por último, y no menos importante, está la demora del Gobierno en gestionar las normas citadas arriba, algo que se le ha hecho saber desde marzo pasado por congresistas preocupados por la tardanza. De nuevo hay que insistir en que quedan muy pocas semanas para sacar adelante su trámite en un Congreso dedicado ante todo a la elección presidencial en los próximos días.

La gran pregunta es qué pasará en caso de que no se logre su aprobación antes del próximo 20 de julio cuando habrá un nuevo gobierno y un Congreso distinto, lo cual llevará en forma inexorable a nuevas coaliciones y compromisos políticos. Hay que recalcar entonces que la JEP fue acordada como el vehículo para la reconciliación, la terminación del conflicto y la reparación a las víctimas.

Ese papel no podrá cumplirlo si desde el principio es afectada por tantos problemas como los que parecen existir en el momento.

VER COMENTARIOS
Columnistas