Escuchar este artículo

Los milagros existen

Diciembre 08, 2019 - 06:55 a. m. Por: Editorial .

Al límite en el cuórum necesario para elegir al Fiscal General de la Nación y a siete de sus integrantes, el próximo miércoles la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia realizará su última sesión del 2019. Es el ejercicio de un deber constitucional que hasta ahora no se ha cumplido, causando un injustificado vacío institucional.

Y no es que no haya Fiscal pues la ley permite tener un encargado que ha llenado la falta generada por la renuncia de su titular hace seis meses. El problema es que el organismo más importante para combatir la corrupción y la criminalidad que golpea a la Nación y es causante de la violencia que la afecta, tiene su dirección en la interinidad con todas las consecuencias y los inconvenientes que ello implica.

Más grave aún es que no sea posible lograr un acuerdo para elegir a siete de los veintitrés magistrados que conforman esa sala plena, llegando a tener apenas diecisiete, el cuórum justo para tomar la decisión. Por qué se ha llegado a ese grado de precariedad es resultado de rencillas y divisiones al interior de una Corte cuya responsabilidad es impartir recta y cumplida justicia.

En esa traba están dos de las atribuciones más importantes del órgano que simboliza además el poder Judicial, una de las tres ramas que conforman el Estado Social de Derecho en nuestro país. Cabe preguntar entonces si esa facultad, que más que una prerrogativa es una obligación constitucional, debe ser cumplida sin importar si existe o no una sanción a quienes no la ejecuten.

La sanción es ante todo social, reflejada en el creciente escepticismo de la sociedad frente al papel que cumplen los integrantes de la Corte y, en general de la eficacia y compromiso de esos funcionarios del Estado con sus deberes. Y se traduce en los comentarios que hablan de clientelismo y de la existencia de intereses particulares que dividen la Corte e impiden elegir a los integrantes del Organismo.

Quedan entonces dos días hábiles para elegir los siete magistrados que se necesitan para tener la totalidad de la Sala Plena, algo que hasta ahora parece un imposible. Y tres días hábiles para escoger el Fiscal General de la terna que presentó el señor Presidente de la República.

Como puede deducirse, esa escogencia será casi imposible en lo que queda del año, puesto que se requerirá casi que una decisión unánime de los diecisiete magistrados que hoy están en funciones. Y en caso de que el martes se escojan los siete magistrados que faltan, habría que repetir la sesión en la cual los nominados se presentan ante el Alto Tribunal para explicar sus propuestas.

Pero los milagros existen y puede producirse la elección del Fiscal por la unanimidad citada. Con ello la Corte demostrará que tiene un compromiso con las instituciones y cumple su deber, poniendo el interés nacional por encima de cualquier consideración.

Sin embargo, quedará flotando la sensación, por supuesto nociva, de que la Corte Suprema de Justicia es víctima de ese clientelismo nocivo que ha llevado a miles de colombianos a salir a la calle para protestar por la falta de respuesta del Estado a sus necesidades como ciudadanos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
AHORA EN PORTADA
Sancionarán a organizadores de caravanas y fiestas este fin de semana en Cali
La joven, de 22 años de edad, casi es linchada por sus vecinos. Fue puesta a disposición de las autoridades mientras se conoce el dictamen de Medicina Legal.
En Palmira no habrá toque de queda ni ley seca durante puente festivo de Halloween
¿Qué pasa en el centro del Valle con las disidencias de Farc?
“El 70 % de los $11.000 millones de la Feria será para los artistas”: Alexander Zuluaga
Cali descarta toque de queda para Halloween, pero prohíbe entrega
Publicidad