Los bombarderos de Maduro

Los bombarderos de Maduro

Diciembre 11, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Para resolver la crisis económica, política, social y humanitaria en la que sumieron a Venezuela, la dictadura y los militares de ese país decidieron traer bombarderos rusos con capacidad de transportar bombas atómicas. Aunque parezca un chiste, esa es la respuesta de la tiranía a la tragedia que padece el pueblo venezolano.

Claro, el discurso es hablar de la posible invasión a la que están expuestos por la amenaza del “imperialismo norteamericano” asociado con su vecino, ni más ni menos que Colombia. No importa cuánto le cuesta a la empobrecida nación que le han robado casi todos sus recursos y han hipotecado su riqueza para mantener el régimen que les enseñó y aún controla el comunismo que rige a Cuba, el verdadero invasor del país que veinte años antes era símbolo de libertad y de riqueza en el continente.

Lo que debe hacerse, según el libreto importado de la isla de Martí, es inventar un enemigo que quiere invadir y esclavizar a los paisanos del libertador Simón Bolívar. Y mostrar con todos sus alamares y condecoraciones a su eterno ministro de la Guerra, el señor Vladimir Padrino que es el gran soporte de la tiranía. Con esa puesta en escena, el paso siguiente es amenazar a Colombia, como si con ello lograran mover las fibras nacionalistas de su destruida nación.

En ese montaje no se habla de las numerosas invasiones que ha padecido nuestro país por las fuerzas armadas que comanda el pintoresco general, ni de sus relaciones con el Eln y toda clase de delincuencia que usa a Venezuela como refugio, o explota la minería ilegal en el Amazonas, produciendo estragos incluso entre sus aliados de la Guardia Nacional. Tampoco se menciona la increíble diáspora que ha causado el chavismo, obligando a millones de ciudadanos a emigrar en busca de comida, de salud, de futuro.

Y mucho menos se revela a cuánto ascienden las deudas que Nicolás Maduro adquirió con Rusia, con China e incluso con Turquía, y hasta dónde comprometió el patrimonio de Venezuela en su afán de conseguir recursos para mantener su gobierno, repudiado por el mundo ante la tragedia humanitaria que ha producido en la nación vecina. De eso no se puede hablar pues se pone en evidencia la corruptela que arruinó a Venezuela, al punto en que no tienen ni la gasolina para mover los aviones y los equipos militares que le han comprado a Rusia y no pueden utilizar.

Por eso traen los Tupolev TU-160, esbeltos y mortíferos artefactos con los cuales pretende Maduro trasladar a América el escenario del conflicto mundial. Y vuelve a desafiar a nuestro país, afirmando que los aviones y los cien rusos que los acompañan estarán en Venezuela sólo en maniobras disuasorias contra lo que desde hace veinte años anuncian como una invasión inminente.

Bien hace el Gobierno Nacional al no responder la provocación, afirmando no saber a qué trajeron a los rusos y que respetará el Derecho Internacional. Mientras esa dictadura cae, lo que se debe hacer es atender los millones de venezolanos que han llegado a nuestro país huyendo del desastre que produjeron en su país Maduro, Padrino y compañía.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas