Los avances de la JEP

Noviembre 19, 2017 - 07:00 a. m. 2017-11-19 Por: Editorial .

Luego de varios meses de especulaciones y demoras, la Justicia Especial de Paz parece encaminarse a su estructuración definitiva. Con ello se logra encauzar también la aplicación final de los acuerdos con las Farc para la terminación del conflicto.

Junto con la desmovilización y entrega de armas, la Justicia y en especial el régimen que será aplicado a los exintegrantes del grupo guerrillero es uno de los pilares fundamentales para llevar a la práctica el acuerdo alcanzado en La Habana y formalizado en el teatro Colón de Bogotá. En ese propósito, el proceso que ha transitado responde a las características de un país democrático, donde se requiere la visión de la Corte Constitucional y la actividad del Congreso para modelar lo que debe ser una herramienta que no desborde en lo posible el marco sobre el cual se basa nuestro Estado Social de Derecho.

Eso es lo que hizo la Corte al reconocer la constitucionalidad del Acto Legislativo que le dio vida a la JEP, revisar su contenido y precisar en detalle los puntos que no se adecúan a nuestra Carta Magna. Es la manera de determinar también que aunque esa Justicia es excepcional, ello no la pone por encima de nuestras instituciones, lo que incluye asuntos como fijar los poderes de los tribunales creados; la tutela; el hecho de que los civiles podrán ser juzgado por esa jurisdicción sólo cuando ellos lo expresen de manera libre y voluntaria; la participación de extranjeros en sus decisiones, limitar su existencia en el tiempo y establecer que ella es parte del régimen que cubre a todos los funcionarios de la Rama Judicial.

La decisión de la Corte pareció darle un nuevo aire al demorado trámite de la ley estatutaria de la JEP, en el cual también se han presentado posiciones que incluyen reformas claves. Por ahora, el debate más importante se refiere a las condiciones y requisitos que deben fijarse a los integrantes de las Farc que pretendan ser elegidos como representantes de la voluntad popular y aquellos que serán designados entre los diez cupos que estableció el Acuerdo.

La ley estatutaria cumplió un paso más para convertirse en norma. Junto con la revisión de la Corte Constitucional, ello significa que se ha aplicado la institucionalidad para moldear la JEP y adecuarla a nuestro ordenamiento jurídico. Aunque no han sido aprobados varios de los puntos acordados en la negociación con las Farc debido a su incompatibilidad con los principios fundamentales de la Constitución, queda claro que, en general, se están respetando los acuerdos.

Ahora hay que esperar a que se llegue a la aprobación definitiva de la JEP, lo que debe ocurrir en las próximas dos semanas. Pero también es necesario revisar lo que está sucediendo con la ley de tierras y otras de ese tenor que no parecen tener ya el tiempo suficiente para ser tramitadas mediante el Fast Track. Preocupa sí que el hecho de estar en medio de un proceso electoral afecte el trámite legislativo como está ocurriendo.

Adoptar las decisiones que se requieren es fundamental para cumplir los compromisos adquiridos por el Gobierno Nacional. Y es la manera de abrir el espacio definitivo para una paz estable y duradera.

VER COMENTARIOS