Las vías del Valle

Las vías del Valle

Julio 18, 2018 - 11:48 p.m. Por: Editorial .

Con 50 kilómetros pendientes por concluir de la doble calzada a Buenaventura y con las concesiones de la malla vial del Valle aún por definir, termina la intervención en infraestructura de carreteras del actual gobierno en el departamento. En estos ocho años se han hecho avances importantes, pero también quedan asuntos por resolver que son esenciales para la movilidad de la región y otros que afectan al transporte de carga del país y por consiguiente al buen desarrollo de su comercio internacional.

La terminación de la vía a Buenaventura es uno de esos proyectos incompletos. Cuando se pensó que faltaba poco para concluir esa carretera por la que se mueve el 50% de las importaciones y exportaciones de la Nación, surgieron inconvenientes que tienen frenados tramos como el de Buga – Mediacanoa, Calima – Loboguerrero y Loboguerrero – Citronela.

Según el director de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, faltarían recursos por $1,6 billones, más otros $540.000 millones si se incluye la vía Citronela – Sena en la entrada a Buenaventura. Adicional a ello se deberán garantizar otros $1,6 billones para el mantenimiento de los próximos 30 años. Es fundamental aclarar que parte importante de los cuales ya están asegurados a través de los peajes que se pagan en las carreteras del Valle.

La terminación de la Doble Calzada se incluirá en una de las tres concesiones de la nueva Malla Vial del departamento; las otras dos se encargarán de los corredores viales entre Yumbo, Palmira y Buga así como entre Palmira, Cali y Jamundí, completando así el anillo que facilitará la comunicación del sur de Colombia con el centro, y descongestionando el tráfico de Cali.

Ese es en general el panorama de lo que está pendiente en cuanto a infraestructura vial del Valle. A ello se deben agregar los problemas que atraviesa el ferrocarril del Pacífico, una gran frustración en los últimos veinte años, que de solucionarse resolvería un nudo en las comunicaciones terrestres. Además, hay obras que están en veremos como el acceso de Cali a la vía al mar, que es fundamental para la ciudad como también para la Nación. Aunque la urgencia de ese proyecto es protuberante, el Municipio no se decide a realizarlo pese a ser una de las obras que ya fueron pagadas por los caleños a través del sistema valorización.

Junto con el acceso sur de la ciudad y la doble calzada Cali-Candelaria, para la que Gobierno Departamental ha comprometido vigencias futuras, todas son obras que necesita Cali. Además, beneficiarán al país como corredores vitales para el comercio, la industria y el transporte de carga.

Para que todo ello sea una realidad, la dirigencia del Valle debe hacer presencia ante el nuevo gobierno. Es fundamental que tanto los gobernantes como los empresarios y los sectores sociales de la región hagan las gestiones que sean del caso para que el futuro Presidente de la República se comprometa a continuar el esfuerzo y se completen al fin esos proyectos viales que como en el caso de la Doble Calzada o el proyecto para unir a la comarca con la altillanura llevan más de 60 años a la espera de concretarse.

VER COMENTARIOS
Columnistas