Las sorpresas de Corea

Las sorpresas de Corea

Abril 22, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Un sorprendente Kim Jong Un lanzó un golpe de mano diplomático al anunciar que suspenderá las pruebas nucleares, los ensayos de misiles y cerrará un reactor nuclear de Corea del Norte. La comunidad internacional está entre el alivio y la duda pues un par de meses atrás temía los cruces verbales entre el líder norcoreano y el presidente de los Estados Unidos.

El tono conciliador de Kim Jong ha tenido un gran efecto al ambientar de la mejor manera la reunión que sostendrá con su similar del Sur el próximo fin de semana que puede poner fin al estado de guerra que mantienen desde los años cincuenta. Además, el anuncio de la suspensión de pruebas nucleares es un mensaje directo a Estados Unidos, cuyo presidente también está en vísperas de reunirse con el enigmático líder norcoreano.

La reacción de Donald Trump fue alborozada y dijo que eran muy buenas noticias para Corea del Norte y para todo el mundo. Es posible que los pasos que ha dado Kim para bajar la tensión tengan que ver con los graves problemas que enfrenta su país, que ya comenzó a sufrir los estragos por las sanciones de la comunidad internacional. Y no hay que negar que la presión de los chinos ha sido efectiva y ha puesto a Corea del Norte en actitud de negociación cuando no hace mucho su actitud era de lobo feroz, enseñando los dientes.

Kim Jong no puede darse el lujo de repetir historias pasadas en las que miles de personas murieron de hambre en su país, por cuenta de un régimen comunista dictatorial, amenazante y encerrado en sus fronteras. Y le urge disminuir presión internacional y concentrarse en recuperar a su nación, que padece el aislacionismo.

Ahora bien, la suspensión de las pruebas nucleares no quiere decir que Corea del Norte haya anunciado el desmantelamiento de las ojivas atómicas o los misiles de largo alcance de los que ya dispone. Para el líder norcoreano estas armas son su carta de negociación con el presidente Trump y la razón por la que un líder occidental prevé sentarse con él en el próximos mes.

¿Qué puede pasar en los próximos días? ¿Qué otra carta diplomática podrá jugarse Kim Jong? Por ahora es difícil saberlo porque el volátil dirigente ha demostrado una capacidad para sorprender y tomar decisiones desconcertantes.

Lo que sí puede anticiparse es que Norcorea está aplicando los métodos de presión que usaban el abuelo y el padre de Kim para lograr sus particulares ambiciones. Por una parte, asegurar que su dictadura absolutista se mantenga a salvo de cualquier ataque y pueda reintegrarse al comercio mundial. Por la otra, conseguir suministros para su pueblo y levantar los bloqueos que generan limitaciones graves en alimentos y bienes de primera necesidad.

Lo que suceda en la reunión entre los dirigentes de las Coreas marcará el derrotero de lo que será el encuentro entre los imprevisibles Kim Jong y Trump. Por ahora, tanto Corea del Sur como un renuente Japón y la Unión Europea han celebrado los pasos de Corea del Norte. Empero, el objetivo debe ser la total desnuclearización de la península. Nada se pierde con ensayar.

VER COMENTARIOS
Columnistas