La verdad de la viruela

Julio 26, 2022 - 11:55 p. m. 2022-07-26 Por:
Elpais.com.co

Aunque las alertas sobre la viruela del mono se basan en cifras que confirman su expansión, y la Organización Mundial de la Salud ha declarado como una emergencia sanitaria de interés, ello no significa la aparición de una nueva pandemia. Esa claridad debe hacerse para evitar que las especulaciones se conviertan en un nuevo motivo de preocupación para la humanidad, sin que ello indique descuidar la vigilancia de las autoridades o no volver a llamar sobre la responsabilidad que deben asumir todos los seres humanos para evitar la propagación de la enfermedad.

Como lo ha informado la OMS, los casos de la viruela han llegado a cerca de 20.000 en las últimas semanas y en más de 70 países, el 80% de los cuales han aparecido en Europa, en lugares bien identificados. Sin duda es una transmisión preocupante, aunque el número de fallecidos por su causa aún no supera la decena en todo el mundo. Lo cual indica que hay una expansión, pero también que se ha actuado para vigilar su comportamiento y, lo más importante, que existen los medios para impedir la muerte de quienes sean infectados o para inmunizar a la población.

Es pues una amenaza muy distinta a la desencadenada por el Covid-19 que requiere atención, y cuya propagación se produce en formas diferentes en las cuales el comportamiento de las personas es el gran vehículo. Tampoco se transporta a través del aire y requiere ante todo del contacto físico y de la ausencia de higiene o de precauciones para evitar el contagio.

De hecho, desde hace varias semanas las autoridades de salud en Colombia vienen informando sobre los pasos que se han seguido para evitar consecuencias mayores. Y si bien reconocen que han llegado algunos casos al país, se están tratando con las medidas y procedimientos que hacen posible evitar alcances mayores.

Lo más importante por ahora es que la vacuna contra la viruela es efectiva para contener cualquier posibilidad de contagio, algo que debe ser conocido por todos los colombianos, lo que desmiente en forma categórica las informaciones de mala fe que se publican en las redes sociales, causando preocupaciones y especulaciones sin fundamento científico. También está claro que la transmisión es inevitable en la medida en que no se respeten las recomendaciones sobre el aseo y las precauciones, en especial en los viajeros a Europa donde se han concentrado los casos registrados hasta ahora.

Por lo pronto, el mensaje debe ser claro: aunque la viruela del mono es una amenaza para la salud pública, también existen los instrumentos y medicinas necesarias para enfrentar su expansión y evitar consecuencias mayores a quienes resulten contagiados. Pero hay que resaltar, en especial a los viajeros a Europa, que el más importante de todos es el cuidado de las personas en sus relaciones personales, el aseo y el uso de los medios de protección para impedir el contacto físico.

Del comportamiento de los seres humanos y del acatamiento a las recomendaciones de las autoridades sanitarias depende que la viruela se convierta en cosa del pasado a la mayor brevedad.

VER COMENTARIOS