La salida para el MÍO

La salida para el MÍO

Julio 31, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Salvar al MÍO y proyectarlo como el medio de transporte que responda a las necesidades de los caleños es una aspiración y un deber que ya no da espera. Ahora, el que tres de los cuatro operadores del sistema hayan aceptado la propuesta del Gobierno Municipal y de Metrocali, puede significar la salida de un círculo vicioso que está asfixiando el servicio.

Hasta ahora, el MÍO se debate entre las dificultades financieras de los operadores, la imposibilidad para aumentar la oferta de sillas, que incluye elevar el número de buses, reparar los que se encuentran en mal estado y garantizar el cumplimiento a los usuarios. El resultado es que el sistema sólo mueve una cifra cercana a los quinientos mil pasajeros, dato muy inferior al millón que debería estar movilizando para alcanzar lo que se anunció en sus inicios.

Lo más preocupante es que esas limitaciones han desembocado en la insatisfacción de los caleños que requieren de un sistema de transporte adecuado a sus necesidades, lo que se refleja en el rechazo. Más grave aún, ellas se han convertido en el gran impulsor del transporte individual que se expresa en el aumento de motos y carros, y en la disculpa para el crecimiento del transporte ilegal o pirata, difícil de controlar por las autoridades, a pesar de las normas existentes.

Por ello hay que buscar una salida como ya se está haciendo. Lo primero que se debe reconocer, es que el sistema no es autosostenible mediante tarifas y que el Estado debe entrar a pagar por lo que es ante todo una decisión política, la de recuperar el espacio público, darle orden a la vida urbana y ofrecer un transporte seguro y eficiente. Eso se logró con los cambios legales que permiten a los municipios aportar para incentivar la demanda, mejorando el servicio con propuestas como las que promueven Metrocali y la Alcaldía de la ciudad.

Por supuesto, para ello hay que tener en cuenta las dificultades que atraviesan los operadores debido a los problemas del sistema. Hay que encontrar una salida diferente a la confrontación jurídica que no los soluciona, pero sí aumenta la incertidumbre. Para esto es la propuesta de aportar para que se adquieran más buses, se reparen los que están varados y se logre incrementar la oferta de transporte que beneficia a los usuarios en todo sentido.

Luego de muchas discusiones y fórmulas, dos de los cuatro operadores, Blanco y Negro y ETM, aceptaron una propuesta que una vez en ejecución aumentará sus posibilidades de mejorar el servicio, lo que redundará en sus ingresos. Ahora se espera que un tercero, GIT Masivo, acepte mañana la iniciativa, lo que significa que el 82 % del sistema estará listo para aplicar unas medidas que impulsarán a todo el sistema y deben ser el principio de la solución que los caleños esperan.

Ojalá se sume también Unimetro, que tiene el 18 % restante. A Cali le ha costado mucho el arranque del MÍO. Hoy hay una salida clara que se debe que respaldar, a la que aportan el Gobierno local, los operadores que la acojan y los usuarios que sientan la mejora. Por eso ya no tiene reversa.

VER COMENTARIOS
Columnistas