La farsa continúa

Escuchar este artículo

La farsa continúa

Enero 06, 2020 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

Como si fuera poca la crisis institucional y de todo orden que padece Venezuela, ayer amaneció con dos presidentes de su Asamblea Nacional, en una nueva burla del régimen a la Constitución que expidió su jefe Hugo Chávez. Son las estrategias de una tiranía que no cesa en su intento de conseguir la legitimidad que perdió en su esfuerzo por imponer el comunismo que destruye a su nación.

Comprando la conciencia de doce diputados que antes le sirvieron para tratar de exculpar a quienes manipulan el programa de alimentos para su beneficio, el pasado domingo realizó la grotesca maniobra de elegir a uno de ellos sin quorum, sin mayorías y aventando la Policía para impedir la presencia de la mayoría opositora. E impidió el ingreso de Juan Guaidó y de sus aliados al recinto donde supuestamente se hace presente la democracia.

Con la maniobra, la dictadura impuso a un desconocido Luis Parra, quien fue comprado de manera vulgar, en una sesión donde campearon la falta de quorum, los insultos y las maniobras de la policía para impedir la llegada del presidente anterior, Guaidó. Ante los hechos, cien de los integrantes del Legislativo se reunieron en las instalaciones del diario El Nacional y reeligieron a Guaidó como su presidente, lo cual le da continuidad a su esfuerzo por derrocar al usurpador Nicolás Maduro y a su séquito.

Es la farsa a la cual ha llegado la patria del Libertador de América. Un desastre que ha implicado la pauperización del que fuera uno de los países más ricos de América y hoy está hundido en el peor de los mundos. Es la humillación que viven a diario los venezolanos, cinco millones de los cuales han tenido que abandonar su país, mientras el régimen de los militares, la corrupción y el desmadre consume las fuerzas y los recursos del que es el territorio con una de las mayores reservas petroleras del planeta.

Es decir, Venezuela tiene hoy dos presidentes de la Asamblea Nacional, dos cuerpos legislativos y dos presidentes de la República, uno de los cuales es reconocido por sesenta países y organizaciones como la Comunidad Europea. Tan grave ha sido la maniobra que países como Argentina y México se sumaron a la condena.

Mientras tanto, la dictadura hace esfuerzos por detener la oleada de deserciones que se presenta en las Fuerzas Armadas porque a sus integrantes no les pagan y los discriminan. Y ya aparecen ataques armados en las guarniciones militares que anticipan la escalada de la violencia.

Y tal desastre no parece tener final posible, ante la debilidad manifiesta de la oposición para constituirse en una alternativa capaz de cambiar el rumbo, o mejor, la deriva de Venezuela. A cambio, la tiranía se contenta con comprar el apoyo de los militares y con expulsar de su país a quienes no están conformes, al estilo de lo que hizo Cuba cuando implantó el comunismo.

Ahora, Guiadó ha hecho una especie de mea culpa por los errores cometidos en el último año y se comprometió a encabezar el movimiento renovador que rescate del desastre a su nación. Ojalá sea capaz de acabar con la farsa de Maduro, sus secuaces y el apoyo interesado y cada vez más solitario de Cuba.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS