La enfermedad de la salud

La enfermedad de la salud

Mayo 06, 2019 - 11:55 p.m. Por:
Elpais.com.co

Ya se sabe que Medimás no fue la solución que se esperaba para los problemas causados por Saludcoop, heredados por Cafesalud y entregados a esa EPS como si fuera el final de la angustia para sus cuatro millones de afiliados. Lo que no se conoce es qué va a pasar con el sistema nacional de salud que le debe diez billones de pesos a hospitales y clínicas en toda Colombia, una verdadera amenaza para lo que fue elevado a la categoría de derecho fundamental.

En las últimas semanas se conocieron dos sentencias del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, las cuales deben marcar el final de una aventura que nunca debió permitirse que empezara. En la primera, el Tribunal ordenó revocar la habilitación de Medimás para operar como EPS, y le fijó un plazo para trasladar sus afiliados a otras entidades en Colombia. En la segunda, suspendió el proceso jurídico de su adquisición y ordenó su intervención con el propósito de liquidarla.

Por supuesto, queda aún un camino legal largo y complejo, el que recorrán los dueños de Medimás para ejercer su derecho a la defensa.
Pero con anterioridad se han conocido maniobras y hechos que muestran cómo se ha tratado de burlar la ley mediante ventas ocultas de las participaciones accionarias, y se habla ya de traslados de más de $700 mil millones a las entidades socias, utilizando sobrecostos en tratamientos, medicinas y en anticipos que no han sido justificados.

La historia es la sucesión de descalabros que empezó en Saludcoop, y se reactivó en el 2016 con la venta de la fracasada Cafesalud a Medimás, a pesar de advertencias de la Procuraduría General de la Nación y las denuncias sobre mal manejo de esa entidad, lo cual ha llevado a que su deuda con los centros de salud, sus proveedores y empleados, llegue ya a los $1,2 billones. Todo un desastre anunciado que espera un desenlace en el cual es claro el riesgo que corren sus usuarios y el crecimiento de la amenaza que experimenta el sistema de Salud colombiano.

En efecto, según un estudio de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas la deuda en mora con esas entidades llega ya a los $10 billones, $4,7 billones de los cuales corresponden a las EPS del régimen contributivo, y $2,9 billones a las del subsidiado. Toda una enorme crisis a la cual se le siguen aplicando las soluciones parciales que se acostumbran desde hace más de diez años sin llegar a eliminar las causas que la originan ni a limpiar el sistema de malas prácticas como las de Medimás.

El relato anterior muestra hasta dónde llega la manipulación y la corrupción que se ha permitido con la salud en nuestro país, donde los escándalos han sido frecuentes y enormes. Y puede ser perjudicial seguir aplazando las medidas de fondo que aterricen el servicio a las verdaderas capacidades del Estado para atender a los colombianos.
Demorar las decisiones, y seguir aplicando paños de agua tibia al cáncer que padece el sistema de salud puede llevar a una debacle de proporciones inmanejables, que dejarían sólo en el papel la declaración del acceso a ese servicio como derecho fundamental de los ciudadanos.

VER COMENTARIOS