La crisis de España

Escuchar este artículo

La crisis de España

Julio 19, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Esta última crisis es de carácter político y tiene en el centro de las acusaciones al presidente Rajoy y a su Partido Popular. Según denuncias y documentos publicados, el extesorero del PP, Luis Bárcenas, habría transferido recursos de donaciones del sector privado, de manera ilegal, a funcionarios del gobierno de José María Aznar, entre ellos a Mariano Rajoy.

El inicio de la crisis económica global en el 2008 golpeó con dureza inusitada a España, cuyo gobierno, capitaneado por el Partido Socialista, no fue capaz de tomar a tiempo las medidas de ajuste que se requerían. Así, en el 2011, los españoles eligieron a Mariano Rajoy, del Partido Popular, para que se hiciera cargo de los graves problemas económicos que padecía el país. Pero las medidas de ajuste recibieron una respuesta negativa de la ciudadanía, que desde el segundo semestre de 2012 salió a las calles para protestar contra los recortes que, en principio, afectaban sobre todo a los empleados de sector público. Paralelamente, surgieron descontentos en las regiones autónomas, con énfasis en Cataluña, que se sentían lesionadas por las medidas tomadas en Madrid y que implicaban importante merma de recursos en las transferencias del estado a las provincias. Entonces a la crisis económica general se agregó una crisis relacionada con la administración del Estado, que tuvo en la petición de independencia de Cataluña a uno de sus principales protagonistas.Mientras tanto el paro laboral no cesa, ubicándose en más de un 25% de la población económicamente activa, con un pico de más del 50% entre los jóvenes que salen a buscar trabajo por primera vez. Y los problemas planteados en el 2011 siguen vivos: España es uno de los países que más se ha endeudado en los últimos años, de los que más ha subido los arriendos, de los que acumulan una mayor tasa de paro y aumenta la morosidad mes a mes. Incluso uno de los pocos que ha aumentado los impuestos hasta el punto de que el Fondo Monetario Internacional se vio obligado a solicitar prudencia.Y, aunque el Presidente Rajoy anunció por estos días que se estudiará una baja en la tasa impositiva, el daño ya fue hecho y aumentó los motivos de descontento. Así, nos encontramos ante un país en el que los efectos de la crisis económica global siguen vigentes, afectado por disensiones regionales con amenazas separatistas y, por último, fuertemente amenazado por acusaciones de corrupción al más alto nivel.Esta última crisis es de carácter político y tiene en el centro de las acusaciones al presidente Rajoy y a su Partido Popular. Según denuncias y documentos publicados, el extesorero del PP, Luis Bárcenas, habría transferido recursos de donaciones del sector privado, de manera ilegal, a funcionarios del gobierno de José María Aznar, entre ellos a Mariano Rajoy.Tales denuncias han aumentado la indignación entre la ciudadanía española y llevado a que la oposición pida la dimisión del actual gobierno. Lo que puede suceder, así las denuncias no resulten probadas, pues el descontento ciudadano ha ido en aumento. Mientras tanto Bárcenas y Rajoy están en la obligación de probar la veracidad de sus afirmaciones, en uno u otro sentido.Crisis económica, crisis social, crisis política y ahora, crisis de liderazgo. Son muchas las crisis que afectan al pueblo español, cada una de ellas de gravedad. Por lo que resulta muy difícil, para cualquier capitán, llevar el barco de España a buen puerto.

VER COMENTARIOS