La amenaza de Irán

La amenaza de Irán

Julio 22, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

No ha cesado la horrorosa guerra que desangra a Siria y ya los vientos de una nueva crisis comienzan a elevarse sobre el Medio Oriente. Esta vez por cuenta de las amenazas de Irán, quien advirtió que contempla la posibilidad de bloquear las exportaciones de petróleo en el golfo Pérsico en caso de que las suyas se vean afectadas por las sanciones de Estados Unidos.

Si las amenazas provinieran de cualquier otro país de la región seguramente no pasarían de ser una bravuconada más. Pero es una de las potencias más estratégicas de la zona, con tentáculos terroristas en Siria, Líbano y Yemen.

A principios de este mes, el presidente Rohani lanzó las primeras amenazas de bloquear el paso de las exportaciones petroleras por el Golfo. Ahora tanto el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, como la Guardia Revolucionaria, han cerrado filas en torno a la propuesta y respaldaron una acción que generaría una crisis mundial.

Por el Golfo transitan 17 millones de barriles de crudo, es decir, el 20% de todo el petróleo mundial y el 35% del que se comercializa por vía marítima. Los europeos serían los principales afectados, por lo que se hace evidente que el mensaje del gobierno iraní es para que países como Alemania y Francia no cedan a las presiones del presidente Trump que abandonó el acuerdo nuclear firmado con Irán y quiere reimponer las sanciones contra el régimen de los ayatolas, pero necesita apoyo de otros países.

La encrucijada para la Unión Europea es más que compleja. Estados Unidos está amenazando a las empresas europeas con sanciones si continúan negociando con Irán, pero tampoco está claro cómo se compensaría el efecto que tendría sobre el precio del petróleo y la estabilidad de la región con el retiro de los 2,6 millones de barriles que exporta ese país.

La salida más expedita para Estados Unidos será pedirle a su aliado, Arabia Saudita, que aumente su producción, lo cual sería interesante para generar presión económica a su rival en la región. Pero el Reino del Desierto también podría verse afectado por una baja en los precios y la controversia que se provocaría por el rompimiento en las cuotas de producción acordadas justamente para elevar el precio del barril de petróleo.

La tensión en la zona es grande por cuanto el gobierno estadounidense busca acentuar la presión sobre Irán imponiendo nuevas sanciones a partir del próximo mes. Mientras tanto, la Unión Europea camina sobre la cornisa y pretende mantener las relaciones comerciales con ese país sobre la base de su compromiso a no desarrollar armamento nuclear.

La paradoja de todo este proceso es que Rohani, quien había sido saludado en Occidente como un moderado, cada día se vuelve un rehén de los sectores más retardatarios del régimen islámico, por cuenta del abandono del acuerdo de los Estados Unidos y las sanciones que pretende volver a imponerle.

La pregunta es si el mundo está amenazado por una nueva crisis petrolera. Es muy pronto para aseverarlo, pero las próximas semanas serán cruciales para evitar una confrontación en una de las zonas más inestables e importantes del planeta.

VER COMENTARIOS
Columnistas