La alianza infame

La alianza infame

Septiembre 10, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Ante el fracaso y la destrucción que ha sometido a su país, la retórica nacionalista contra Colombia parece ser el instrumento que le queda al régimen de Nicolás Maduro para tratar de conseguir respaldos entre los venezolanos. Pero, aunque ello sea verdad, no puede desconocerse la posibilidad de que pase de las palabras a los hechos y se produzca un incidente realmente serio que desencadene un conflicto bélico.

Es innegable la existencia de una confrontación hasta ahora política entre las autoridades de nuestro país y la dictadura respaldada por un sector de las fuerzas armadas venezolanas, originada en su respaldo abierto y la protección que brinda al Eln y a la disidencia de las Farc que encabeza ‘Iván Márquez’. Innumerables testimonios, documentos y pruebas muestran desde hace muchos años la presencia de esas organizaciones en 17 de los 23 Estados del país vecino y la estrecha relación de sus sectores militares y policiales con quienes preparan actos de terrorismo y delincuencia común contra Colombia.

Eso ocurre así, no obstante que, junto con el gobierno de Cuba, el régimen venezolano aún figura como garante de la paz en nuestra Nación. Es en esos países donde están los dirigentes de las organizaciones delincuenciales, y en donde planean y preparan las acciones criminales y de narcotráfico que afectan a nuestra patria.

Por esa razón es al menos elemental que el Gobierno Nacional denuncie esas alianzas que son vox populi, y de las cuales existen abundantes pruebas. Y que recuse a quienes, empezando por Maduro y su séquito, están promoviendo y aprovechando la alianza con el crimen para causar conflictos a nuestra Nación. Además, es su deber denunciar ante la comunidad internacional lo que la dictadura está haciendo en su intención de utilizar las diferencias para realizar una movilización hostil de las tropas venezolanas en la frontera común.

Con ello trata de encontrar respaldo en los venezolanos que aún no abandonan su país, además de la solidaridad de las naciones que se han beneficiado de la generosidad del régimen chavista al regalar el petróleo que pertenece a Venezuela entre quienes lo apoyen. Y en este momento, para escalar hasta límites peligrosos unas diferencias que no deberían existir, explicables sólo por la crisis que padece el vecino país y la resistencia de sus autores a reconocer su fracaso y permitir el regreso de la democracia y la libre empresa a Venezuela.

Como lo está haciendo el Gobierno Nacional, hay que evitar caer en las provocaciones de la tiranía en Venezuela. Pero también estar atentos para evitar que la alianza entre los criminales y el régimen de Maduro siga siendo impulsora de la violencia, el narcotráfico y el delito que aprovecha la larga frontera común.

Y que la Comunidad Internacional conozca y se pronuncie contra lo que una alianza infame para ocultar la tragedia que Maduro y sus conmilitones le causan a Venezuela, así como el terrorismo y la delincuencia que el Eln, el narcotráfico e ‘Iván Márquez’ y compañía promueven contra nuestra Nación, protegidos por el régimen que manda en el vecino.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS