Indicios alentadores

Indicios alentadores

Agosto 04, 2019 - 06:55 a.m. Por:
Elpais.com.co

Ante la decisión de atacar los sembrados de coca y el narcotráfico, ya empieza a notarse la tendencia que se requiere para combatir al que sin duda es el peor enemigo de la Nación. Es el momento para reafirmar la decisión de acabar con el causante de muchas de las desgracias y de la violencia que padece la provincia colombiana.

El informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, (Unodc) muestra que se redujo en 2000 el número de hectáreas sembradas de cultivos ilícitos, al llegar a 169.000. Y aunque difiere en casi 40.000 las hectáreas reportadas con respecto a los informes de la oficina para el control de drogas de los Estados Unidos que hablan de 208.000, en ambos casos se está reconociendo el cambio en la tendencia.

Eso es un indicativo de que sí es posible recuperar el terreno y enfrentar el causante de la violencia. Aunque debe destacarse que los territorios fronterizos, especialmente el Litoral Pacífico nariñense y el Catatumbo en la frontera con Venezuela, han ido concentrando el esfuerzo de los criminales. Es la demostración de hasta dónde es ya un negocio multilateral en el que intervienen tanto los carteles mexicanos como la tolerancia del régimen venezolano, cuando no es la complicidad y coparticipación de muchos integrantes de sus fuerzas militares.

Y de nuevo se hace urgente definir las estrategias y las herramientas que el Gobierno y las autoridades utilizarán para derrotar al que es el enemigo público número uno de Colombia. Ya está claro que no bastan las buenas intenciones ni los intentos por lograr la reducción a través de la erradicación voluntaria. Y que tampoco han sido suficientes los esfuerzos de miles de policías y contratistas que han arrancado la coca en más de 50.000 hectáreas del territorio nacional.

En ese orden, la sentencia de la Corte Constitucional que aclaró su fallo sobre la fumigación con glifosato vuelve a tener gran importancia para el propósito de combatir lo que es el origen del narcotráfico, así algunos sectores se empeñen en deslindar la responsabilidad de los sembradores en la cadena que culmina con el consumo en las calles de Colombia y del mundo. Por ello, y ante los desastres que produce esa cadena criminal, es imperiosos acatar las recomendaciones de la Corte pero arrancar la fumigación con los cuidados que se requieran.

De otra parte, también es el momento para hacer claridad sobre la situación política que se vive. Con respecto al combate que debe hacerse al narcotráfico. Y de precisar que una cosa es esa cultura permisiva que ve en él un movimiento social, y otra muy distinta el pensamiento de la inmensa mayoría de los colombianos para quienes es un crimen que debe perseguirse y erradicarse de la vida nacional.

Lo que hoy está viviendo nuestro país es el desafío del narcotráfico a nuestra sociedad, al Estado y sus autoridades, apoyado por factores externos que lo financian y lo protegen de manera descarada. Por ello, el informe de la Unodc debe marcar el punto de inflexión en la lucha para derrotar, ojalá de manera definitiva, el peor enemigo de la paz, la convivencia y la salud del pueblo colombiano.

VER COMENTARIOS