Hoja de ruta

Hoja de ruta

Septiembre 28, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Catorce años después, el Municipio de Cali tiene un nuevo Plan de Ordenamiento Territorial, instrumento con el cual se pretende darle un norte a su desarrollo urbano, arquitectónico y social. Lo que sigue es lograr que las comunidades lo conozcan a profundidad para que sean los habitantes los que le den vida, mientras las autoridades municipales se encargan de preservar los principios que lo inspiraron".

Catorce años después, el Municipio de Cali tiene un nuevo Plan de Ordenamiento Territorial, instrumento con el cual se pretende darle un norte a su desarrollo urbano, arquitectónico y social. Lo que sigue es lograr que las comunidades lo conozcan a profundidad para que sean los habitantes los que le den vida, mientras las autoridades municipales se encargan de preservar los principios que lo inspiraron. El POT, como se conoce por sus iniciales, es una herramienta creada por la ley para atender en el largo plazo las demandas que surgen del uso del suelo y de la demanda de servicios causada por el desarrollo, el crecimiento de la población y la consecuente demanda de espacios y servicios públicos. En teoría, es el instrumento más eficaz para evitar las dificultades que produce el cambio en las administraciones locales, y para asegurar que los planes de desarrollo de los gobiernos tengan por lo menos un hilo conductor que esté por encima de los intereses políticos del momento.Eso es lo que el Concejo Municipal acaba de aprobar, después de un debate amplio en el cual participaron todos los estamentos de la sociedad caleña. En 51 sesiones que duraron tres meses fueron escuchadas las distintas voces que expresan el sentimiento de la ciudadanía y sus necesidades, frente a la propuesta presentada por el Gobierno Municipal, previamente concertada con la CVC como autoridad ambiental. Fue un ejercicio democrático, que mostró la voluntad de los concejales por acertar en el objetivo de trazar la ruta sobre la cual debe transcurrir el progreso de una ciudad en la cual es pieza fundamental de su crecimiento la anarquía causada por las invasiones y la llegada de miles de personas en busca de abrigo y oportunidades. La aprobación del Plan significó darle vía libre a iniciativas como el Corredor Verde, con el cual se pretende darle un impulso definitivo al desarrollo urbano de Cali, en una zona que ha sido hasta ahora desperdiciada. Y se analizó el complejo problema de las laderas, donde la invasión y el desorden han llevado a crear otra ciudad en situación de riesgo. Por eso se tomaron decisiones con las cuales se trata de armonizar el crecimiento urbano con la protección del medio ambiente.Ya se sabe que la Administración presentará objeciones sobre dos artículos referentes al uso del suelo para antenas de telefonía y el cambio de uso de bienes de interés cultural. Salvo esa discrepancia, queda claro que los 531 artículos no presentarán dificultades para su aprobación definitiva. Lo que significa también que debe iniciarse el proceso para darle vida al POT. Pero, sobre todo, empieza el desafío de informar a los caleños y crearles conciencia sobre la importancia de acatarlo para lograr el propósito que le dio origen. Así, Cali contará con un POT para los próximos quince años, producto de un ejercicio institucional donde participaron todos los estamentos sociales, económicos y políticos de Cali. Es de esperar que esa carta de navegación sea respetada, y que los caleños se integren a la tarea de convertirlo en el derrotero que debe guiar el progreso de su ciudad.

VER COMENTARIOS
Columnistas