Hablemos de Paz

Hablemos de Paz

Septiembre 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"El desafío es motivar a nuestra Nación para que deje atrás las razones de discordia y permita la reconciliación permanente, que cure las heridas dejadas por la violencia".

Con convocatorias desde distintos sectores y coincidiendo con el viaje a Cuba de la segunda delegación de víctimas del conflicto, se inició en Colombia la Semana por la Paz. Es una nueva demostración de la importancia que tiene para el país el lograr acuerdos de todo orden para superar la violencia y encontrar la convivencia.De una parte está la convocatoria de la Iglesia Católica que se cumple todos los años. En esta oportunidad, y según la Arquidiócesis de Cali, la propuesta va encaminada a lograr que “se dinamicen iniciativas con la ciudadanía que permitan participar activamente en la construcción de escenarios para la Paz a través de la Inclusión, el pluralismo, la convivencia, la reconciliación y el perdón”. En su documento se describe la actividad como encaminada a facilitar la reconstrucción del tejido social en todos los niveles de la sociedad que han sido afectados por la violencia.La convocatoria de la Iglesia Católica está hecha para todos los colombianos sin distinción de credo, y busca varios objetivos: motivar la reflexión de todos y producir la respuesta que se requiera para promover la cultura de paz. Y generar el compromiso para que sean los ciudadanos del común los que “se motiven y acepten el compromiso de cumplir su tarea como labradores de la Paz, asumiendo el reto de pensar, por la Paz ¿de qué soy capaz?De otra parte, 120 empresas lideradas por la Asociación Nacional de Empresarios, Andi, encabezan la idea de decir “Soy Capaz”, una manera de promover el acercamiento entre los colombianos que lleve a pensar durante un mes sobre lo que todos podemos hacer para construir la paz en nuestra Nación. Así, la iniciativa empezó por convocar a los periodistas de las cadenas radiales para que trabajaran unidos, demostrando que la reconciliación puede lograrse sin necesidad de renunciar a la identidad propia.En ese objetivo, las mismas empresas demostraron ayer que pueden dejar de lado la competencia entre sus productos para unirse en el objetivo común de propender por la paz. Para ello, y durante el próximo mes, muchos de esos productos serán vestidos de blanco y sólo tendrán mensajes alusivos a la paz, objetivo que originó la campaña.Y mientras eso ocurre aquí en Cali y en Colombia, a La Habana llega el segundo grupo de víctimas del conflicto, escogidas por la Delegación de la ONU en Colombia, por la Universidad Nacional y la Iglesia Católica. Esa es otra muestra de lo que pueden hacer los colombianos para lograr el objetivo supremo de la Paz. Es de esperar que las Farc entiendan el mensaje y faciliten la posibilidad de un acuerdo que sirva para unir a la Nación y no para dividirla.El desafío es entonces motivar a nuestra Nación para que deje atrás las razones de discordia y permita la reconciliación permanente, que cure las heridas dejadas por la violencia. Como dijo monseñor José Daniel Falla Robles, secretario general del Episcopado. “Se necesitará de muchos años para que pueda hablarse de una paz estable y eso depende de cada uno, de que seamos capaces de perdonar y trabajar juntos por la paz”. Es hora de dar el primer paso.

VER COMENTARIOS
Columnistas