Es posible

Es posible

Septiembre 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"De las decisiones políticas que se tomen y del acompañamiento que se logre de los colombianos, dependerá que la reforestación y la preservación de las riquezas ambientales se haga realidad".

Con determinación y acciones será posible que a Colombia se le devuelvan 2,4 millones de hectáreas de bosques que ha perdido en 40 años. Ello sucederá si se reduce a cero la deforestación y el uso inadecuado que se les ha dado a los suelos del país.El daño a las reservas boscosas durante cuatro décadas equivale a desaparecer del mapa un área equivalente al departamento del Valle más una parte del norte del Cauca. Si se hubiera perdido por completo una de las regiones más productivas de la Nación, que hace un aporte importante a la economía y el desarrollo, hoy el país se lamentaría por no haberle prestado la atención que se merecía y por negarle los cuidados a los que tenía derecho.Ese mismo sentimiento debería despertar la desaparición de millones de hectáreas de bosques, un recurso natural con el cual ha sido privilegiado Colombia, que además constituye una riqueza invaluable en tiempos en que el mundo trata de salvar al Planeta del deterioro ambiental al que se le ha sometido. Un primer paso para saber qué ha pasado y qué se debe hacer, es contar con el más completo estudio sobre los suelos y tierras nacionales, investigación en la que el Instituto Agustín Codazzi analizó información adquirida durante 70 años.Se sabe, por ejemplo, que la situación de los bosques fue aún peor entre 1980 y 1990, cuando se registró una disminución de 14,7 millones de hectáreas de bosques. La explicación para ese suceso estaría en el auge del narcotráfico, que además de llevar al país a una de sus épocas más aciagas de violencia y crueldad, arrasó con las reservas naturales y contaminó la tierra, sobre todo en las regiones más apartadas del país y en aquellas con una débil presencia del Estado.Tan increíble como esa pérdida es que una década después se recuperaran 10 millones de hectáreas de bosques, en parte por las acciones de las autoridades para combatir el tráfico de drogas como por la mayor conciencia que se ha despertado para rescatar las reservas naturales y protegerlas tanto de los negocios ilícitos como de la expansión sin permiso de la ganadería y la agricultura. Las políticas para incentivar la protección forestal, que rigen desde 1994, pudieron también influir en ese sentido.Hoy el panorama es más alentador y si se cumple con las acciones para reducir a cero la deforestación en el 2020, empezará la cuenta regresiva para que en unos años más el país tenga de nuevo las 68,2 millones de hectáreas de bosques que había en 1967. El siguiente paso es tomar las decisiones necesarias para que a las 11 millones de hectáreas de reservas naturales que están legalmente protegidas, se le sumen otras 69 millones que siguen en el limbo y sin doliente. Será, sin embargo, otro cantar si no se actúa con firmeza para evitar que, como ha sucedido en el último año, se sumen más tierras a los cultivos ilícitos y se expanda la minería ilegal. De las decisiones políticas que se tomen y del acompañamiento que se logre de los colombianos, dependerá que la reforestación y la preservación de las riquezas ambientales se haga realidad.

VER COMENTARIOS
Columnistas