Es la hora de volver

Escuchar este artículo

Es la hora de volver

Mayo 20, 2020 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

Sesenta y un días lleva la cuarentena decretada por el Gobierno como estrategia para detener la amenaza del Covid-19. Fue una decisión afortunada y oportuna que se traduce en buenos resultados, a pesar de las más de 600 personas fallecidas y los más de 17.000 mil contagiados en todo el país.

La aplicación de esas medidas en Colombia ha sido precedida de consultas y recomendaciones de autoridades sanitarias, académicas y científicas, y acompañada por la actuación decidida de las autoridades locales y regionales. Además, ha contado con el respaldo y la intervención de miles de personas del sector de la salud, de funcionarios encargados de la seguridad y, ante todo, del acatamiento de la inmensa mayoría de los colombianos que, con algunas excepciones, aceptaron el aislamiento social como el mecanismo para evitar lo que pudo ser una tragedia de dimensiones desconocidas.

Pero también son evidentes los problemas, graves y profundos, que ha causado la emergencia en todos los sectores de la actividad social, pública y privada. Así el sistema de salud esté atendiendo la emergencia, es claro que no genera los recursos necesarios para su mantenimiento y operación; los sectores cultural y de servicios en general están paralizados, ocasionando serios quebrantos en la situación económica de millones de personas; y gran parte de la gestión empresarial está expuesta a serios inconvenientes, con las consecuencias que acarrea para la generación de empleo.

La enumeración de los sectores afectados es mucho más grande. Es toda la sociedad, son los derechos a la salud mental, al trabajo, a la libertad de locomoción que están siendo afectados de manera cada vez más grave, sin duda, por una causa superior, la defensa de la salud y la vida de la Nación. Ese objetivo se ha ido consiguiendo, sea la oportunidad de reconocerlo, con la dirección acertada del gobierno y la comprensión de los colombianos que han entendido el esfuerzo como algo necesario para su tranquilidad.

Pero el aspecto más preocupante es la situación de las finanzas públicas, a las cuales se les ha exigido un esfuerzo enorme en materia de subsidios, aportes, estímulos y gastos dirigidos a atender la emergencia y su impacto en la sociedad. Así no sea popular decirlo, el tesoro público no es un barril sin fondo, y ya no es posible seguir recostando todo el esfuerzo en las arcas del Estado.

Por todo ello, es necesario empezar el retorno a la normalidad, en la cual la actividad privada genera los recursos, el empleo y la estabilidad necesarios para todos los colombianos. Es por eso que la decisión del presidente Iván Duque de fijar para el próximo primero de junio el principio del regreso ha sido entendida y acogida por la Nación.

Es claro que el Covid-19 llegó para quedarse, el riesgo de contagio sigue latente y las vacunas tardarán unos meses en llegar. Pero ya es el momento de pensar en cómo seguir adelante. En estos meses ya el mundo y en especial los colombianos hemos aprendido a tomar las medidas que sean necesarias para evitar el contagio. Es hora entonces de actuar con responsabilidad y cuidado pero con decisión para retomar la actividad que necesitamos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS