El presidente candidato

Escuchar este artículo

El presidente candidato

Julio 31, 2020 - 10:53 p. m. Por: Editorial .

Aduciendo que los votos por correo pueden llevar a la “elección más inexacta y fraudulenta” en la historia de los Estados Unidos, el presidente y candidato a la reelección sugirió “retrasarla hasta que las personas puedan votar de manera adecuada y segura”. Con ello pone otro punto de discordia y confusión en el ambiente de una campaña enrarecida por la crisis de salud, la caída de la economía y la radicalización creciente de su país.

La propuesta ya produjo el rechazo de la gran mayoría de parlamentarios estadounidenses, incluidos varios pertenecientes al partido de gobierno, el Republicano. Y aunque está claro que sólo el Congreso puede tomar esa decisión y nunca lo ha hecho ni siquiera en medio de guerras o crisis más graves que la actual, ha conmocionado el ambiente político de un país que todavía no se acostumbra a los terremotos que causa con frecuencia su presidente a través de twitter.


El hecho es que Trump es a la vez candidato y presidente. Como jefe de Estado, su obligación es garantizar la transparencia y la credibilidad del sistema electoral y columna vertebral de la democracia en la medida en que representa la voluntad popular y el mandato de los ciudadanos con derecho a elegir.

Lo que se está viendo ahora es que para Trump lo importante es su reelección. Más aún cuando los últimos acontecimientos, es decir, el contagio de 4,5 millones de estadounidenses y la muerte de más de 150.000 a causa del Covid-19 y la caótica respuesta del gobierno federal y el de muchos estados, así como la consecuente caída de la economía calculada en el 36% del PIB durante los últimos seis meses, pueden estar pasándole factura a la aspiración del polémico y combativo gobernante.

Y en ese propósito, el presidente de los Estados Unidos no ahorra esfuerzos para tratar de imponer su mensaje de la ley y el orden, al ordenar la represión de protestas en Oregón o de violencia común en Chicago. Para ello envía destacamentos de funcionarios federales que se enfrentan en las calles con los manifestantes mientras gobernadores de esos Estados rechazan lo consideran una intromisión indebida en sus atribuciones.

Otro frente de acción del presidente Trump parece ser el aumento de la confrontación con China popular, acusándola de ser causante de la pandemia y cerrando su consulado en Houston acusándolo de espionaje.
La respuesta no se hizo esperar, lo cual puede causar una escalada de tensiones que daría al traste con los esfuerzos por integrar al coloso asiático en la economía y la política internacional, iniciados por el expresidente Richard Nixon, republicano como el hoy mandatario.

Así está planteada ya la campaña para elegir el jefe de la nación más poderosa y el motor principal de la economía mundial. La gran inquietud que surge de la propuesta del presidente candidato de aplazar las elecciones es si con ella confirma las dudas sobre su acatamiento al resultado de la elección, según su rival demócrata Joe Biden. Y si así podrá recuperar el terreno que ha perdido en medio de la crisis más profunda vivida por su país en los últimos setenta y cinco años.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS