Escuchar este artículo

El mensaje de Francisco

Octubre 13, 2020 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

El jesuita que declara su admiración por Francisco de Asís, al punto de llevar su nombre como Papa y de titular su última encíclica con palabras del santo. El líder de la Iglesia Católica que como obispo de su natal Buenos Aires tuvo como su razón el apoyo a los pobres. El hombre que desde su excepcional tribuna mira las realidades de la humanidad y se atreve a pedir los cambios que se necesitan para detener la pobreza y la desigualdad.

Todas esas facetas de Francisco se asoman en su última encíclica, ‘Hermanos Todos’, Fratelli Tutti, en italiano, un compendio profundo de documentos e intervenciones del Pontífice, en el cual se puede encontrar su mensaje sobre la época que atraviesa el mundo. En ella está ante todo su preocupación frente a los problemas que afectan a quienes están sumidos en la pobreza y no parecen recibir la mirada y el apoyo que necesitan para superarla. Es su comunión con San Francisco, apóstol de los desposeídos.

En ese propósito, las críticas y la visión pesimista del Papa se dirigen contra el capitalismo egoísta e insensible que sólo busca el rédito a como dé lugar, sin detenerse en el beneficio social que debe respetar. No es esa una crítica de Francisco a la iniciativa privada ni a las libertades que el hombre ha logrado elevar a la categoría de derechos intangibles aunque no siempre respetados, sino un llamado a que sean utilizados sin egoísmo para bien de los hombres, de las mujeres, del medio ambiente y de la dignidad de los seres humanos.

“El mercado solo no resuelve todo, aunque otra vez nos quieran hacer creer este dogma de fe neoliberal. Se trata de un pensamiento pobre, repetitivo, que propone siempre las mismas recetas frente a cualquier desafío que se presente”. Dice la encíclica, llamando a la necesidad de los Estados, de los líderes y dirigentes de actuar para corregir las falencias o de generar las oportunidades para lograr el equilibrio de las sociedades cuando sea del caso.

De sus escritos se desprende un llamado de alerta enérgico contra el individualismo que parece ser el faro de los tiempos modernos. Ese individualismo que tiene su expresión en el mundo confuso, agresivo y cada vez más desconcertante de las redes sociales, en las enormes tragedias que viven los millones de inmigrantes en todo el planeta o en los abusos que se cometen a través de las dictaduras y los populismos.

Por causa de un virus, el mundo está hoy enfrentado a una crisis de proporciones inimaginables. La pandemia del Covid-19 ha desatado una infortunada y desconcertante cadena de amenazas que golpean a los seres humanos, a sus familias y a su futuro. Esa preocupación también está latente en la encíclica, una compilación del pensamiento del Papa frente a una actualidad marcada por el contraste entre el progreso innegable del mundo y las peligrosas consecuencias que deja para gran parte de la humanidad el no tener acceso a ese desarrollo.

Además de la voz de Francisco, el primer papa latinoamericano, ‘Fratelli Tutti’ es un desafío a la inteligencia de los hombres sin distingo de credo para construir un mundo más justo y mejor.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS