Editorial julio 23

Un paso decisivo

Julio 23, 2019 - 11:55 p.m. Por:
Redacción de El País

Durante años, la desfinanciación del Sistema Nacional de Salud ha tenido en grave riesgo la atención en uno de los servicios públicos más importantes para los colombianos. Por eso, el anuncio del Gobierno Nacional sobre la puesta en marcha del llamado Acuerdo de Punto Final es el primer paso para resolver la situación del sistema.

Pese a los graves problemas que padecía toda la cadena de salud, en especial la red de hospitales públicos, las instituciones prestadoras y las mismas EPS, la respuesta oficial ha sido darle largas a algo que no es ningún secreto: la quiebra propiciada por el desorden en el manejo tanto del régimen subsidiado como del contributivo, el consiguiente descuadre en los aportes del Estado para cumplir los aportes y pagos que le correspondían y la avalancha de tutelas dictadas por jueces, que ordenaban toda clase de procedimientos sin reparar en las limitaciones de las arcas públicas para atender a los usuarios.

Todo ello empezó a racionalizarse desde el momento en que el Gobierno anterior decidió tomar medidas para ordenar las cosas y recobrar el manejo de los recursos, sin recurrir a la reforma radical y profunda que se reclamaba desde muchos sectores. Por eso, hoy se reconoce una deuda de $5,2 billones en el sistema contributivo y de $1,5 billones en el subsidiado, y se tienen entidades como la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud, Adres, cuyo papel ha sido fundamental en la tarea de reconstruir el sistema sin recurrir a reformas que pueden ser traumáticas.

Ahora, el gobierno del presidente Iván Duque se ha comprometido a sanear el déficit del Estado con la salud y consolidar su recuperación. Mediante el denominado Acuerdo de Punto Final, puso en marcha un paquete de medidas económicas para pagar las deudas que asfixiaban a todo el sistema, desde los trabajadores hasta las más grandes EPS. En palabras del Primer Mandatario, se trata de “inyectarle liquidez a toda la red y, por esa vía, devolverle sus recursos para que pueda pagar cumplidamente a los empleados, así como las obligaciones y los servicios prestados”.

Como demostración de eso, la Nación anunció ayer el pago de $686.000 millones que llegarán a departamentos como el Valle del Cauca, que recibirá $22.813 millones, a 1361 IPS y al 49% de los hospitales públicos del país, entre los cuales está el Universitario del Valle, el cual recibirá $6673 millones. Ese es un mensaje claro de la intención de resolver uno de los puntos más críticos en la atención a la salud de los colombianos y la muestra de que sí es posible enfrentar esos problemas cuando existe decisión y voluntad política.

Ahora hay que confiar en que se cumpla en su totalidad el pago de la cuantiosa suma de la deuda que reconoció el Gobierno. Y, ante todo, que se tomen los correctivos necesarios para impedir el desequilibrio y evitar que se vuelva a presentar el desorden, que aparezca la corrupción o que las sentencias sigan siendo causa del desquiciamiento del sistema a través de fallos que no tienen en cuenta las limitaciones de las finanzas públicas.

VER COMENTARIOS