Economía verde

Escuchar este artículo

Economía verde

Mayo 08, 2020 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

La sostenibilidad y la producción amigable con el medio ambiente cobran importancia en momentos como los que vive la humanidad. A los productores que en Colombia cuidan los recursos naturales y con sus proyectos contribuyen al progreso de sus regiones hay que apoyarlos en estos tiempos.

La economía verde, de la que se empezó a hablar en nuestro país hace unos cinco años, es ya una alternativa real para proteger los ecosistemas y hacer un uso sustentable de sus recursos, comprendiendo que deben ser salvaguardados porque ellos significan un mejor presente y la posibilidad de un futuro para las siguientes generaciones. Ha sido un proceso de aprendizaje que ha llevado a entender que sí es viable tener una industria diversificada, con procesos de producción y comercialización basados en las buenas prácticas ambientales y sociales, que además son lucrativos.

El modelo, que se aplica en el mundo con éxito, ya cuenta en Colombia con 1414 negocios certificados por el Ministerio del Medio Ambiente y apoyados por las Corporaciones Autónomas Regionales así como por organizaciones internacionales. Entre todos emplean a 21.053 hombres y mujeres, entre ellos adultos mayores, personas con alguna discapacidad, madres cabeza de familia, comunidades indígenas, desplazados y reinsertados.

En el Valle del Cauca, donde hay 88 empresas sostenibles registradas, están algunos de los casos más exitosos, que facturan más de $2000 millones al año en ventas, le aportan a la economía regional y han participado en la recuperación de 867 hectáreas de bosques. Aquí se producen, entre otros, miel de abejas y panela, frutas y hortalizas, cacao, café, ganadería para engorde y leche, guadua, abonos, empaques, todo orgánico y con certificación ambiental. Hay emprendimientos culturales que promueven el cuidado de la naturaleza y un renglón importante es el del turismo ambiental, que espera recuperarse una vez pase el parón obligado por la emergencia del coronavirus.

Hoy 1194 de los negocios verdes nacionales siguen trabajando y produciendo, pero sobre todo aportando de manera directa en la conservación de nuestro patrimonio natural, el más importante con el que cuenta el país. Son los campesinos que no han dejado de arar sus tierras para proveer de alimentos a la población o los emprendedores que velan para que no falten en sus comunidades los elementos de primera necesidad y de paso ayudan para que las economías locales se mantengan activas.

Ellos están haciendo un esfuerzo que debe reconocerse. Las gobernaciones, por ejemplo, deberían incluir en los paquetes de ayuda a las familias más necesitadas, las ofertas de los negocios verdes de sus regiones, mientras que los colombianos pueden buscar sus productos en las plataformas de venta por internet y adquirirlos. En cada municipio del Valle hay uno o varios emprendimientos sostenibles, si se les compra se les estará apoyando a ellos y aportando a la protección de nuestro medio ambiente.

La emergencia ocasionada por el Covid-19 le deja varias lecciones a la humanidad, entre otras que debemos proteger los recursos naturales y participar en su recuperación, que es posible si le damos un respiro como bien se ha visto en estas semanas. Incentivar la economía verde, más en una nación con tanta riqueza ecológica como Colombia, ayudará en ese propósito.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS