¿Continuará la Guerra?

Escuchar este artículo

¿Continuará la Guerra?

Octubre 10, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Luego de meses de confrontaciones, de declaraciones en ocasiones altisonantes y de reversazos que alteran los mercados, a partir de hoy tendrá lugar en Washington una reunión que podría definir la suerte de las relaciones económicas internacionales. Las expectativas se quedan cortas ante el impacto que podría significar una ruptura total de unos vínculos que ya parecen inevitables y necesarios para la tranquilidad del mundo.

En resumen, el presidente Donald Trump desató hace 15 meses lo que se ha denominado la guerra comercial, pretextando un desequilibrio en las relaciones comerciales de su país con el resto del planeta y, en especial, a favor de la República Popular China. Tal confrontación ha ido creciendo en la medida en que una y otra parte anuncian aranceles y disposiciones que perturban esas relaciones, fundamentales para la estabilidad y la confianza de los mercados.

Tal declaración ha llevado a que los Estados Unidos impongan tributos a los productos chinos que en la próxima semana pueden llegar a los doscientos cincuenta mil millones de dólares si no se logran acuerdos. Además, también han desencadenado limitaciones de todo orden a los visados de funcionarios de ambos países, aumentando así la tensión que se vive en todos los mercados del planeta, creando una inestabilidad que con frecuencia se traduce en incertidumbre. La respuesta del Gobierno chino ha sido de iguales dimensiones, lo que muestra el difícil momento por el que atraviesa la posibilidad de un acuerdo.

En esta semana se cumple una cita que culminará en la reunión entre el presidente Trump y el viceprimer ministro de China, Liu He, cabeza de la delegación que llegó a los Estados Unidos para buscar un arreglo que detenga lo que puede ser el detonante de una recesión con graves e incalculables consecuencias para todo el mundo, empezando por las empresas estadounidenses. Es la oportunidad para resolver el conflicto que amenaza con echar al traste con la integración que se ha ido logrando mediante acuerdos de voluntades que derriban fronteras y reemplazan los llamados al proteccionismo a ultranza y la amenaza de la fuerza para imponer criterios unilaterales.

Llama la atención que el Presidente de los Estados Unidos haya escrito en un tuit que hoy sea “un gran día de negociaciones con China. Ellos quieren llegar a un acuerdo, pero ¿yo quiero?”. Con ello da a entender que todo depende de su voluntad y no hace referencia al mandato que lo obliga a representar los intereses de toda su nación.

Por lo demás, el nerviosismo de los mercados es evidente. Y mientras se teme por la posibilidad cada vez más cercana de una recesión impulsada por la guerra comercial que plantea el presidente Trump, aún hay expectativas positivas sobre los resultados de las conversaciones que se llevan a cabo en Washington.

Aunque los diálogos arrancaron con un buen tono que en principio redujo el nivel de las tensiones, es claro que el mundo debe estar dispuesto a enfrentar las sorpresas que puedan resultar de la confrontación entre las dos economías más poderosas del planeta.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS