Cali y su huella ambiental

Cali y su huella ambiental

Septiembre 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"La concentración de la población en las ciudades ha hecho de éstas las mayores contaminadoras del Planeta. Por eso, si se quiere cambiar el futuro ambiental, el primer paso lo deben dar las urbes y quienes viven en ellas".

La concentración de la población en las ciudades ha hecho de éstas las mayores contaminadoras del Planeta. Por eso, si se quiere cambiar el futuro ambiental, el primer paso lo deben dar las urbes y quienes viven en ellas.Hoy el 54% de la humanidad habita en centros urbanos desde los cuales se emite el 80% de los gases contaminantes de efecto invernadero, es decir los que producen el calentamiento global y más aportan en el cambio climático. En Colombia la cifra es aún superior, ya que el 78% de su población se asienta en las ciudades debido al éxodo que se ha producido en el campo en décadas recientes por la falta de oportunidades o como resultado de la violencia y la inseguridad.Entre más grande y poblada sea una ciudad aumentará el número de vehículos, se desarrollará más la industria, habrá un consumo superior de servicios públicos y será más complicado regular los factores que inciden en la contaminación ambiental. Por eso es importante conocer el impacto que tienen las actividades desarrolladas en todos los sectores y segmentos de la población, para que, a partir de esa información se definan tanto las políticas como las acciones que permitan minimizar sus efectos sobre el medio ambiente.Esas afectaciones son la que se están midiendo en Cali, que ahora es una de las once capitales de América del Sur y la primera en Colombia, en participar en el Proyecto Huella de Ciudades, apoyado por el Banco de Desarrollo para América Latina, CAF, y la Alianza Clima y Desarrollo. Un estudio inicial permite saber que si bien la capital del Valle está entre las que tienen índices de contaminación por debajo de la media mundial, estos van en crecimiento y hay que actuar con prontitud.Según esos resultados el 43% de la huella de carbono, con la cual se mide la contaminación por gases de efecto invernadero, es emitida por el sector transporte pese a la contribución que ha hecho el sistema de transporte masivo para bajar esos niveles. Mientras tanto la huella hídrica, que refleja el impacto sobre los ríos, tiene a su mayor aportante en la industria, con un 46%. De esta última son igualmente responsables los ciudadanos, que contribuyen al daño de los recursos naturales por su consumo desmesurado de servicios públicos y su falta de conciencia para cuidarlos como un bien perecedero.Al finalizar este año deberán completarse los estudios. Y de acuerdo con el compromiso adquirido por la Administración Municipal, la ciudad tendrá un plan de acción en el 2017. Será apenas un primer paso para mejorar la salud ambiental de Cali, que si bien requiere de políticas y normas coherentes que permitan regular las emisiones contaminantes o preservar su naturaleza, necesita sobre todo del compromiso de sus habitantes, lo que implica educarlos para que se vuelvan guardianes de sus recursos. De la unión de esfuerzos entre el Gobierno, lo ciudadanos y los diferentes sectores sociales y económicos, saldrá una Cali capaz de reducir su huella contaminante y liderar los acuerdos de Colombia para minimizar los efectos del cambio climático en el Planeta.

VER COMENTARIOS
Columnistas