Almuerzo en Caracas

Octubre 31, 2022 - 11:55 p. m. 2022-10-31 Por:
Elpais.com.co

Como era de esperarse luego de sus discursos constantes, el Presidente de Colombia viaja hoy a Caracas a reunirse con el dictador de Venezuela. Es parte de su estrategia para convertirse en líder de la izquierda en América, así ello signifique sentarse a manteles con quien simboliza la represión a cualquiera que se oponga a sus designios, la destrucción del país vecino y la relación con grupos de narcotráfico y terrorismo que causan daño a las dos naciones.

Según el comunicado de la Casa de Nariño, el presidente Gustavo Petro y su comitiva disfrutarán hoy de un almuerzo de trabajo con Nicolás Maduro, aquel a quien acusan los organismos internacionales de violar los Derechos Humanos y perseguir a sus opositores. Esa cita “hace parte del liderazgo del Presidente para impulsar la economía de la región y socializar su agenda a favor de los intereses del bloque latinoamericano y la protección de la Amazonía, y como parte de las reuniones preliminares a la COP 27", dice el boletín de prensa con el cual le notifican a los colombianos la decisión de su Mandatario.

En la agenda anunciada, todo indica que no habrá oportunidad para que se hable de la protección que el régimen de Maduro y los militares que lo acompañan desde que se tomó el poder les brindan a grupos terroristas como el Eln y a reos de la Justicia nacional e internacional como alias Iván Márquez. Tampoco se hablará de lo que significa la alianza de muchos miembros de los cuerpos armados de Venezuela con el narcotráfico que ha encontrado en ella la manera de burlar los esfuerzos de Colombia contra el delito que alimenta la violencia.

En cuanto a los Derechos Humanos, el presidente Petro tratará de convencer al dictador de reconocer la vigencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, sin importar que Maduro retiró a Venezuela de la Organización de Estados Americanos para eludir las condenas a sus abusos contra la democracia. Y mucho menos le pedirá que responda por el éxodo de siete millones de personas que han tenido que huir de Venezuela, expulsados por una tiranía que destruyó su economía y su democracia.

Por supuesto, recuperar las relaciones entre las dos naciones es más que necesario, siempre que ello sea favorable para volver a generar beneficios para venezolanos y colombianos. Y que no signifique legitimar un régimen cuestionado en escenarios mundiales como la ONU, la misma OEA, la Corte Penal Internacional y las innumerables instituciones que existen en el mundo y que han condenado la manera en que el régimen de Maduro expulsó de su patria a millones de sus compatriotas, dos millones de los cuales han sido acogidos con generosidad por Colombia.

El presidente Petro parece tener el firme propósito de convertirse en el líder de las ideologías de izquierda en América, según lo expresa en su comunicado. Ojalá, el almuerzo de hoy en Caracas les sea útil a los colombianos, que en su inmensa mayoría rechazan la tiranía en Venezuela, para conseguir que se acaben el terrorismo, la delincuencia y el narcotráfico que se han asentado allí bajo la tutela de Nicolás Maduro.

VER COMENTARIOS