Escuchar este artículo

Alerta en Europa

Septiembre 21, 2020 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

Cuando el mundo empezaba a sentir alivio por el descenso en los casos de contagio y de muerte causada por el Covid-19, Europa anuncia un rebrote que alarma por su crudeza y puede llevar a un nuevo aislamiento social. Es la oportunidad para recordar que la aplicación de las disposiciones de seguridad y la colaboración ciudadana son la manera de anticiparse y evitar medidas que causan graves consecuencias a la sociedad colombiana.

Luego de 12 semanas de desconfinamiento, y ante el aumento de casos que obligan a recurrir al sistema de salud, los países europeos están reviviendo restricciones que indican la alarma sobre lo que está sucediendo. París, Madrid, Londres y varias ciudades de Bélgica han recurrido a limitaciones en sectores con alto índice de población, mientras las bolsas de valores registran caídas superiores al 3% y asciende la utilización de las Unidades de Cuidados Intensivos, y países como España alertan sobre la escasez de médicos para enfrentar una nueva emergencia.

Y no es solo por el aumento en el número de pruebas que se están realizando. Lo cierto es que crece la demanda efectiva de servicios de salud así como en el número de decesos, lo cual indica que el rebrote es una realidad que debe enfrentarse, que el covid sigue vivo y las aperturas no parecen haber sido acompañadas por la concientización necesaria para protegerse de sus graves consecuencias.

Uno de los aspectos más dramáticos de ese recrudecimiento está en el desconcierto que ya aparece, el miedo y las alarmas de los gobiernos que además muestran su incapacidad para impedir el aumento del contagio en especial en los países que viven del turismo. Como se vio en las imágenes del Tour de Francia, son muchas las personas que acuden a eventos masivos y no usan los tapabocas ni respetan las distancias necesarias para evitar la transmisión, lo que convierte a todo el mundo en agente propagador del coronavirus.

Esa misma situación se está presentando en los Estados Unidos, país donde van ya cerca de doscientos mil muertes en seis meses. Ahora, las alarmas se encienden por el aumento del contagio que ha significado la negativa a aplicar con decisión el uso de los tapabocas o el aislamiento social. Es como si la necesidad de mantener la actividad social sin restricciones para impulsar la economía y evitar fenómenos como el desempleo, la quiebra y la crisis social que ellos acarrean, fueran más importantes que el deber de proteger la salud frente a un enemigo que aún no se tiene cómo combatirlo.

Aunque en Colombia van mejorando los índices y la posible llegada a lo alto de la curva de contagio ha llevado a decretar una apertura paulatina y sostenida, debe preocupar que en amplios sectores de la población, en especial en los más poblados de las ciudades, la disciplina para aplicar las medidas de protección no es la mejor. Ojalá, la experiencia que atraviesan Europa y los Estados Unidos sirva para anticiparse y tomar decisiones que puedan conciliar la protección contra el virus con la necesidad de reactivación para evitar que se profundice la crisis social que ya es evidente.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS