Escuchar este artículo

“Al borde del precipicio”

Septiembre 24, 2021 - 11:55 p. m. 2021-09-24 Por: Editorial .

En la Asamblea General de las Naciones Unidas realizada esta semana en Nueva York, quedó claro que el medio ambiente, el cambio climático y el deterioro que está sufriendo el planeta, con las consecuencias que ello arrastra para la humanidad, son de las mayores preocupaciones para los gobiernos del mundo. Cabe preguntar entonces qué van a hacer para cambiar el rumbo que transita el medio ambiente.

El secretario general de la ONU, António Guterres lo dijo claro: “El mundo debe despertar. Estamos al borde de un abismo y moviéndonos en la dirección equivocada”. Las cuentas son precisas, se necesita que para el año 2030, en menos de nueve años, se haya hecho un recorte del 45% de las emisiones de gases de efecto invernadero para reducir el cambio climático y evitar que el calentamiento global siga en aumento. El problema es que, según Guterres, con los actuales compromisos esas emisiones crecerían para entonces en un 16%. “Eso nos condenaría a un infierno”, dijo.

Las respuestas frente a esa alerta fueron apareciendo, sin que pueda decirse que son inmediatas. En sus intervenciones, la mayoría de gobernantes que lo sucedieron expresaron nuevos compromisos. El gobierno de China, por ejemplo, el mayor emisor de gases contaminantes del planeta seguido por Estados Unidos, India y Rusia, aseguró que no construirá ningún nuevo proyecto de carbón en el extranjero y reiteró se promesa de alcanzar la neutralidad en sus emisiones para el año 2060. Al parecer hay alguna sintonía con las expresiones del mandatario de los Estados Unidos, Joe Biden.

Incluso Jair Bolsonaro, presidente de Brasil e incrédulo del calentamiento global pese a las consecuencias que tiene sobre la Amazonia, prometió que será en el 2050 cuando su país llegue a la neutralidad del carbono. En ese sentido se pronunció el mandatario colombiano, Iván Duque, quién aseguró que aunque “somos un país que tan solo representa el 0,6% de las emisiones globales de CO2, se encuentra entre los más amenazados del mundo por los efectos del cambio climático”. Por ello en la Cumbre de las Partes, COP 26, que se celebrará en noviembre, hará el compromiso de reducir las emisiones en un 51% para el 2030 y alcanzar la neutralidad también en el 2050.

La pregunta es si siendo tan inminente la llegada a ese abismo climático en el que se encuentra el mundo según Guterres, se pueden esperar 30 o 40 años más para acabar con la producción de energía a través de combustibles fósiles como el carbón. O detener el daño sistemático que se les está haciendo a la naturaleza y a ecosistemas vitales para absorber los gases de efecto invernadero que impulsan el cambio climático.

Lo cierto es que durante décadas se han hecho tantos tratados y acuerdos mundiales, como el de París, suscrito por 195 naciones hace seis años, que se quedan en declaraciones. Si la gran preocupación de la humanidad hace 150 fue cómo generar desarrollo, sin detenerse a pensar en la subsistencia y defensa del medio ambiente, desde hace medio siglo es como darle la vuelta a ello y salvar el planeta.

La gran inquietud después de los pronunciamientos en la Asamblea de la ONU es que aún no aparece la decisión que detenga el daño que produce la contaminación y proteja la subsistencia de la humanidad.

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS