¿Ahora sí?

¿Ahora sí?

Enero 31, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Ciudad Paraíso y la estación central del MÍO han sido la esperanza de la renovación que clama el centro de Cali. Pero, hasta ahora, también son la gran frustración. Ha pasado una década sin que el proyecto tantas veces presentado tome forma y sin que ese paisaje, hoy más parecido a un gigante agujero negro, le dé paso a la urgente renovación urbana.

¿Comenzará este año el cambio? Lo primero es reconocer que no es tarea sencilla hacer la transformación que requiere el corazón de la capital del Valle, más cuando por ahí se han paseado la indiferencia, el abandono y la escasa visión de ciudad de muchas administraciones municipales. También se debe decir que no ha sido fácil el trabajo de poner de acuerdo a la comunidad, al comercio que lleva décadas asentado en el sector o concluir la negociación de los predios que se deben intervenir en el proceso.

Pero ello no es excusa para que se haya aplazado durante tanto tiempo la realización de unas obras que significarán la rehabilitación del Centro y la reivindicación de la zona más importante de Cali, presa por tanto tiempo de la marginalidad y de la ausencia del Estado. Ahora se anuncia el inicio de algunas de las obras que hacen parte de Ciudad Paraíso y con ello se reabre la expectativa sobre si esta vez se cumplirá con lo prometido.

Las ampliaciones de la Calle 13 y la Carrera 12, la construcción de 750 apartamentos de interés social en el barrio San Pascual y la ejecución de la Estación Central del MÍO, con centro comercial incluido, son los proyectos que según la Empresa de Renovación Urbana, Emru, encargada de la transformación del centro caleño, se empezarán en este 2019. Son obras que se calcula tardarán entre uno y tres años en concluirse, y la mayor inversión la hará el sector privado.

Con ello se reabre la esperanza de que Ciudad Paraíso sea una realidad, pero el tiempo que se tomará hacer lo prometido es aún muy largo y no tiene un compromiso en firme. Falta saber, además, qué pasará con la construcción del edificio de la Fiscalía que lleva diez años embolatado y que, al igual que la renovación del centro de Cali ha vivido de anuncio en anuncio sin que se concrete su realización.

Ahí está como testigo de ese incumplimiento un aviso ubicado en el lote que cedió el Municipio hace cuatro años para que se levantara el llamado búnker, convertido ahora en refugio de indigentes, drogadictos y malhechores. Mientras tanto, la ciudad ya no sabe si creer en la información de esa entidad que un año asegura tener los recursos para hacer el edificio y al siguiente dice que no hay presupuesto ni lo tendrá en el futuro cercano.

Si bien la responsabilidad de que Ciudad Paraíso siga siendo un rosario de anuncios es de los organismos oficiales nacionales y locales, así como de la Fiscalía que no cumple su palabra, el compromiso de sacar adelante el proyecto le atañe a toda la sociedad que no presiona para que se haga la recuperación del Centro tal como se ha prometido. Que los caleños vayan al Centro, vean su estado, denuncien y exijan, porque sin esa transformación, el desarrollo urbano y social de Cali será imposible de alcanzar.

VER COMENTARIOS
Columnistas