Ahora es contra México

Ahora es contra México

Junio 02, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

En un inesperado giro, el presidente de Estados Unidos amenazó con gravar hasta con el 25% a las importaciones provenientes de México. Aunque en apariencia pretende presionar al gobierno vecino para que controle la migración por la frontera común, la amenaza de Donald Trump está desencadenando fenómenos que ya afectan las bolsas mundiales.

El anuncio llegó cuando está en proceso la ratificación del nuevo tratado comercial con Canadá y México. Y desconoce los compromisos que un país adquiere con los acuerdos, además de demostrar una interpretación errónea de las causas de la migración y de las responsabilidades.
Sin duda, la migración descontrolada proveniente de Centroamérica y del Sur es grave para los Estados Unidos. Detrás de ella están la difícil situación de falta de futuro que amenaza la región, y el interés de las dictaduras por causar un conflicto en el cual involucran a uno de los más grandes países de América Latina y el gran socio comercial de la potencia del Norte.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador respondió en forma inteligente. Alertó que lo natural sería responder ojo por ojo. La preocupación es explicable, pues la decisión de Trump golpea su principal fortaleza. Las exportaciones representan el 32% del PIB y Estados Unidos es su principal destino, al recibir el 73% de las ventas y el 81% de las no petroleras. Solo en el sector automotriz, las exportaciones mexicanas hacia su vecino llegaron a US$93.000 millones en el 2018.
Pero también es claro que serán los consumidores de los Estados Unidos quienes tendrán que asumir el mayor costo que cause el alza del arancel en alimentos, productos industriales y servicios. Y tendrá repercusiones en las miles de empresas, desde gigantes como las fábricas de automóviles hasta importadores de productos alimenticios, las que deberán enfrentar el impacto de un incremento que no resolverá el problema migratorio.

El anuncio de Trump parece ser un arranque de su campaña para la reelección de aquellos que acostumbra, dirigido a impactar a los electores. El 18 de junio lanzará su candidatura de manera oficial y qué mejor que atizar el racismo para satisfacer su base electoral. La estrategia es clara: exacerbar el sentimiento antiinmigrante y desconocer las negociaciones con México y Canadá, demostrando que él puede hacer lo que quiera.

A esto hay que sumar la guerra comercial que desató con China, con el supuesto propósito de defender la economía, y su amenaza de guerra contra Irán, enviando una flota con su más potente portaviones. Es decir, con México el desprecio y el racismo, con China la defensa de la economía y con Irán el poder militar. Cada vez se hace más notorio que a Trump no le importa la estabilidad del comercio global sino su campaña de reelección y mantener sus seguidores que aumentan ante el sorprendente crecimiento de la economía de Estados Unidos.
La nueva receta del ‘America first’ es un compilado de poder militar con Irán, racismo en la frontera con México y guerra económica con China. Lo que se está gestando es una reelección basada en populismo arrogante.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas