‘Campeones’, la película

‘Campeones’, la película

Julio 22, 2018 - 11:40 p.m. Por: Víctor Diusabá Rojas

De las cintas que ayudan a romper prejuicios, ‘Campeones’ es una de ellas. Quizás porque incursiona en un tema tan sensible como el de la discapacidad intelectual, sin caer en la sensiblería ni la compasión.
Ahí estaría dicho todo si no fuese porque hay un detalle más, nada menor: sus protagonistas son, casi todos, discapacitados. Ellos ponen en su sitio a una sociedad empeñada en marginarlos o en mirarlos desde una supuesta mayor estatura de la que no hay tal.

Meses después de su estreno, ‘Campeones’ es un fenómeno que se puso a la cabeza de las cintas con mayor número de espectadores en España, mientras cada vez más abundan los comentarios que le cuelgan el rótulo de obra imperdible.

¿Por qué?, por lo dicho arriba. Porque la película logra escapar a tópicos lastimeros e incluso moralistas. Su trama, hecha de humor y de un realismo al que le cabe perfecto el complemento de increíble, obliga, tras verla, a mirar el mundo de otra forma. Al menos ese mundo de la discapacidad intelectual, por más que digamos que nos empeñamos (aunque no sé cuánto) en comprenderlo y hacerlo parte de nuestra cotidianidad.

Esa es la pregunta que vale la pena hacerse frente al espejo: ¿qué significa una persona con discapacidad para todos quienes nos sentimos ajenos a algún tipo de limitación?

Mientras entramos en la difícil tarea de dar respuesta sincera a eso -lo cual puede tardar un poco-, hay que reconocer que poner en marcha una idea tan compleja como esa de la que el director Javier Fesser supo hacer carne, quemó todas las etapas del caso.

Desde aquella inicial de ser una inversión sin futuro a la que las productoras privadas le sacaron el cuerpo, hasta encontrar en una organización especializada (Plena Inclusión) la mano que ayudó al equipo de producción a quitar el velo de la prevención y dar con la clave del éxito, naturalidad.

Sí, viéndolo bien, ‘Campeones’ es naturalidad pura, como de hecho lo es la discapacidad que nos da lecciones cuando el entorno permite que los discapacitados puedan desarrollar sus habilidades.

Es el guión y esa docena de genios actores que terminan siendo amigos de uno y a los que nos gustaría encontrarnos un día en alguna calle, quienes nos llevan a la conclusión de que andamos equivocados. Como tienen su cuota de éxito esas otras 500 personas que se presentaron, sin suerte, al casting. Ellos aportaron decenas de ideas para aplicar a la hora del rodaje.

Y quién sabe si fue de allí mismo -de la entereza- que surgió la decisión de lavar en público la ropa sucia de aquel infame capítulo cuando una pandilla de listos se disfrazó de discapacitados para ganar una medalla de oro para España en los paralímpicos del 2000. Esa pieza cabe precisa en la historia como escarmiento.

Sí, difícil hablar de algo tan lejano como una película que quizás usted no vaya a ver jamás. Pero si por cosas de la suerte, del destino o de la perseverancia, logra encontrarse con ‘Campeones’ no se la pierda. Sobretodo si cree, como muchos más, que no le falta nada y que más bien le sobra. Entenderá entonces que no es precisamente así. Como bien me lo advirtieron quienes me la recomendaron, Noa (14 años) y Naira (10 años), cuando me pusieron en la puerta del teatro: “disfrútala, ya verás que nunca volverás a ser el mismo”.

Sobrero:

Más allá de cómo resulten los Centroamericanos y del Caribe para Colombia en materias organizativa y deportiva, la inauguración de los Juegos sirve para decir que hay un antes y un después en este tipo de ceremonias en el país. Inolvidable muestra de lo que es la magia de la iluminación y la puesta en escena para proyectar de la mejor manera tradiciones y valores culturales.

Sigue en Twitter @VictorDiusabaR

VER COMENTARIOS
Columnistas