¿Autoverdad?

¿Autoverdad?

Agosto 11, 2019 - 11:45 p.m. Por: Víctor Diusabá Rojas


De los mismos creadores de la posverdad, ahora con nosotros la autoverdad, el abuso del poder para destruir la palabra como mediadora de una sociedad, en la definición de la escritora, reportera y documentalista Eliane Brum.  Autoverdad con la que Jair Bolsonaro hace puntos a diario para entrar en la galería de la infamia, al lado de los peores tiranos de la historia de Brasil.

Y como sucede con la posverdad, la autoverdad ha sabido hacerse un lugar no solo allí, disfrazada de muchas cosas. Por eso, a manera de test, van aquí unas pistas. Ya verán si se ven reflejados en él quienes ejercen el poder, los que están en carrera para alcanzarlo o aquellos que buscan retomarlo.

1- ¿Su estilo le permite hacerse a la fama de que es el único que llama las cosas por su nombre? ¿Lo identifican por ser crudo, francote y, sobre todo, atarván, eso que ya no se ve tan mal?

2- ¿Se siente en condiciones de salvar a los colombianos (y al mundo entero, si le dan la oportunidad), pero le molesta que algunos duden de su extraordinaria capacidad, hasta el punto de señalarlos como enemigos públicos antes que de simples adversarios?

3- ¿Quien no está con usted está contra usted? ¿Los amigos de sus enemigos son sus enemigos? ¿Los enemigos de sus amigos son sus enemigos? ¿Por ahora, sus amigos son sus amigos? ¿En política un Sí también puede ser un No?

4- ¿Tuitea mucho y se despacha sin contemplación? ¿Le sobran seguidores en las redes sociales y acostumbra ser el primero en reaccionar en caliente? ¿Aprovecha su convocatoria para alentar la polarización y el odio?

5- ¿Esos mismos seguidores, más otros a los que les paga y forman parte de su ejército digital, no admiten nada en contra suya y todo se lo toman personal, a imagen y semejanza del revanchismo que les inculcó?

6- ¿Teme que lo traicionen, hasta rayar en la paranoia? ¿Piensa que lo más sabio es acompañar a los amigos hasta el borde de la tumba pero no enterrarse con ellos, aunque, de ser necesario, los echa vivos a los leones? En ese delirio de persecución, ¿llega literalmente a pensar que duerme con el enemigo?

7- ¿Niega en público ser el Mesías pero admite en privado que no le disgustaría llegar a serlo? ¿Incluso, a ratos siente que es el Mesías, pero prefiere que ese juicio lo haga la historia, aunque no le molesta que alguno de sus áulicos se tome el trabajo de anticiparse a ella con todo sesgo?

8- ¿Está seguro de que su popularidad es el mejor indicador de que tiene la razón? ¿Está seguro de que su desfavorecimiento es culpa de intrigas o de manipulación de las preguntas hechas por los encuestadores?

9- ¿Tiene tal complejo de Adán que el propio Adán se negaría a admitir? ¿Cree que en otras vidas hizo cosas muy importantes que jamás le van a reconocer? ¿Le late que fue Alejandro Magno o, para no exagerar, Bachué?

10- ¿La historia, esa que nos corresponde hacer entre todos, ha terminado siendo, de manera inevitable, una construcción personal muy suya? Es decir, ¿no hay hecho, ni el más remoto en nuestras vidas, con el que usted no tenga algún tipo de participación concreta o de conexión espiritual?

11- ¿No duda que tiene el don de la omnipresencia, luego de que está visto que cuenta con el de la omnipotencia?

12- ¿Miente sin darse cuenta? ¿Se da cuenta cuando miente? ¿Ha edificado una realidad a punta de mentiras que termina por creer y hacer creer a muchos? ¿Se molesta cuando le insinúan que lo suyo puede ser un caso de esquizofrenia? ¿Duda que exista la esquizofrenia?

Resultados:
De 1 a 12 respuestas positivas: usted padece de ‘autoverdad’. No está solo, hay epidemia.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS